Educación deja en el aire siete millones para obras en colegios de Mislata, Burjassot y Albalat dels Sorells

El Consell suspende los proyectos de Edificant en tres pueblos de l'Horta

Los consistorios recurrirán la decisión e irán "hasta el final para garantizar unas instalaciones dignas"

El IES el Molí de Mislata es uno de los centros afectados por esta paralización.

El IES el Molí de Mislata es uno de los centros afectados por esta paralización. / A.M.

Mislata, Burjassot y Albalat dels Sorells son tres de los doce municipios afectados por el expediente aprobado por la actual conselleria de Educación para paralizar la tramitación de delegación de competencias y fondos a los consistorios para reformar centros educativos dentro del Pla Edificant que impulsó el anterior Consell.

El departamento autonómico del gobierno valenciano que lidera José Antonio Rovira (PP) argumenta, a través de un informe de la abogacía de la Generalitat, que la anterior consellera Raquel Tamarit se extralimitó en sus competencias porque amplió el programa a 12 municipios (tres de ellos de l’Horta) más para acometer quince obras en centros por un valor total de 63,5 millones de euros mientras estaba en funciones. Sin embargo, el informe de la abogacía adjuntado junto al aviso de suspensión del proceso deja patente que la ley autonómica no contiene una regulación específica de lo que puede o no realizar un gobierno en funciones. 

Alegaciones hasta la semana que viene

La noticia de la paralización del proceso a través de una notificación que ha llegado directamente desde conselleria ha caído como un jarro de agua fría en las alcaldías de Mislata, Burjassot y Albalat dels Sorells. Los consistorios recibieron la notificación de la paralización de la tramitación de los respectivos proyectos del plan Edificant el pasado 23 de enero y el plazo para presentar alegaciones acaba la semana que viene. Lo que tienen claro es que recurrirán la decisión y ya preparan sus documentos con alegaciones. 

En l’Horta Nord, el alcalde de Albalat dels Sorells, Nicolau Claramunt (Compromís) achacó ayer esta decisión, que afecta a la reforma integral del CEIP El Castell presupuestado con 1,1 millones a «cuestiones políticas», auguró un proceso judicial «largo» que retrasaría más las obras. Por eso, ha pedido una reunión con el conseller Rovira y subraya que estas cuestiones «no van de color político».

«Desde Albalat dels Sorells estamos dispuestos a sentarnos con la conselleria, declarar nulo el anterior acuerdo y firmar uno nuevo con el conseller actual», señalan. «Hay más de 500 personas que viven cada día en unas instalaciones de hace más de 40 años y que necesitan ya su primera gran reforma. Vamos a luchar por esta reforma que nos costó mucho conseguir y vamos a ir hasta las últimas instancias para pedir lo que es justoporque tenemos derecho a un colegio en condiciones», reivindica.

Recurrirán e irán a los tribunales

Por otra parte, fuentes del ayuntamiento de Burjassot, cuyo alcalde es Rafa García (PSPV) y donde se han paralizado las obras de mejora en el CEIP Fernando de los Ríos valoradas en 2,3 millones de euros anuncian que recurrirán la decisión y que los técnicos jurídicos ya preparan los documentos para presentar alegaciones en el plazo correspondiente. «Iremos hasta donde podamos para impedir esta paralización», señalan las mismas fuentes.

El CEIP Fernando de los Ríos de Mislata, en una imagen de archivo.

El CEIP Fernando de los Ríos de Mislata, en una imagen de archivo. / A.B.

En Mislata esta decisión afecta a cuatro centros educativos y a un total de 3,3 millones que la conselleria debía transferir al consistorio para acometer las actuaciones. Las intervenciones estaban planteadas para el CEIP Gregori Maians; el CEIP l’Almassil; el IES El Molí y el Centro FPA del municipio que lidera Carlos Fernández Bielsa (PSPV). El propio Bielsa ya anunció en noviembre su intención de llegar a los tribunales si el Consell no ejecutaba estas reformas. 

«Acudiremos a los tribunales y donde haga falta, junto a los colectivos educativos, profesorado, personal de los centros y familias, en defensa de la educación pública de Mislata, la calidad en los centros de enseñanza de nuestra ciudad, la legalidad y en contra el sectarismo institucional», expresaba entonces el edil.