Pasapalabra ha cumplido 700 programas en su nueva etapa en Antena 3, donde está cosechando increíbles datos de audiencia. El concurso empezó a emitirse en esta cadena el 18 de mayo de 2020 y, desde entonces, los espectadores no han dejado de crecer. Y, precisamente, el día de su aniversario ha sido cuando un fallo tonto ha puesto en jaque al que ya es el concursante más longevo de toda la historia de Pasapalabra en España: Orestes Barbero.

El burgalés, que lleva 334 programas en antena y que desde hace casi 200 protagoniza un duelo constante con Rafa Castaño por el bote de Pasapalabra, ha visto cómo su continuidad en el concurso pendía de un hilo por un error de principiante que ni él mismo acertaba a creerse.

El rosco de Pasapalabra y un fallo tonto

Todo ocurrió en el programa de Pasapalabra emitido el miércoles 8 de febrero y en el que, momentos antes de jugarse el rosco, Orestes confesaba que empates al límite como el ocurrido en el concurso anterior le daban alas porque veía la consecución del bote de Pasapalabra un poco más cercana. "El día que se alineen los astros... hay posibilidades de llevarse el bote", que ya acumula más de 2,11 millones: concretamente 2.116.000 euros.

Al llegar el turno de la prueba final, la que determina quién gana o pierde el concurso, el rosco de Pasapalabra, Orestes acometió su tarea con empuje. De hecho, empezó acertando nueve definiciones del tirón, sin dudas y limpiamente. Sin embargo, llegó el turno de la que luego sería la piedra principal en el camino del burgalés: la letra M.

"Con la M: mil millares", preguntaba el presentador de Pasapalabra, Roberto Leal. Y Orestes, ni corto ni perezoso, contestaba sin titubear: "Millardo". "¡Noooooooo!", le señalaba atónito Leal, mientras Orestes se llevaba las manos a la cabeza al percatarse de su error. "Millón, millón. Millardo es otra cosa", de. Y así era: millardo es un millar de millones, es decir, mil millones.

Rafa Castaño, por su parte, seguía fiel a su estrategia habitual: contestar sólo a las definiciones de las que estaba seguro y muy poco a poco, con paso firme y seguro, además con el as en la manga que le otorgaba el fallo de Orestes, que le permitiría arriesgar en un momento dado.

Pasapalabra: Orestes y Rafa llevan casi 200 programas vi茅ndose las caras cada tarde en el rosco.

Orestes, con la presión del error en su rosco, se vio forzado a intentar conseguir el mayor número de aciertos posible y así lo hizo, respondiendo correctamente un par de definiciones de las consideradas difíciles, también llamadas 'cerrojos' por la audiencia o los propios concursantes. Su último acierto, de hecho, fue el que lo hizo empatar a 22 palabras con Rafa, pero el de Burgos acumulaba para ese entonces dos fallos debido a la necesidad que tenía de responder bien para intentar evitar la silla azul.

Rafa Castaño se plantó con 22 aciertos y Orestes intentó obtener 23, pero fue en vano y el concursante más longevo de toda la historia de Pasapalabra tuvo que darse por vencido y aceptar su derrota. Ahora, tendrá que vérselas con un nuevo concursante que intentará ganarse su puesto en el próximo programa de Pasapalabra, el que se emitirá el 9 de febrero. De lo que haga Orestes en ese momento dependerá su continuidad o no en Pasapalabra.