Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El 75 % de los agricultores de la Ribera sobrepasan los 55 años

Los productores con menos de 35 años representan el 0,1 % de la población

Asamblea en una cooperativa de la comarca, repleta de personas mayores, en una imagen del pasado invierno. | PERALES IBORRA

Si hubiera que ponerle rostro al agricultor de la comarca, lo más probable es que tuviera arrugas y peinara canas. Cuando el sector alerta, con preocupación, que la falta de relevo generacional supone un grave problema para la sociedad, no es ni mucho menos una exageración. Sin ir más lejos, la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) mostraba su preocupación hace escasos días porque la Comunitat Valenciana tiene la edad media agraria más alta de España, con 64,4 años. La Ribera supera incluso esta cifra, al situarse en 65,5. El envejecimiento del campo es una realidad: el 75 % de los propietarios de tierras supera los 55 años. La mitad del total, los 65.

Con los datos en la mano, extraídos del Instituto Nacional de Estadística, el censo de jefes de explotaciones agrícolas en la comarca se sitúa en las 17.641 personas. De estas, solo treinta y dos son menores de 25 años. Si se amplía el rango de edad, el estudio muestra que son poco más de trescientas las que se encuentran por debajo de los 35. En una región donde la agricultura ha sido durante décadas el principal económico, solo el 0,1 % de la población puede decir que es un joven que se dedica a cultivar la tierra.

Trabajar en el campo no resulta atractivo para los jóvenes, a los que poco se les puede culpar. Exige mucho y ofrece muy poco a cambio, ya que la rentabilidad de gran parte de las frutas y hortalizas es casi nula para el pequeño productor. Además, cuidar de una explotación agraria se ha acabado convirtiendo, un muchos casos, en una actividad secundaria.

Hay que avanzar en las franjas de edad para encontrar el grueso de los propietarios de tierras de la comarca. Algo más de 1.100 son los que tienen entre 35 y 44 años, mientras que casi tres mil se sitúan entre los 45 y los 54. Los grupos más numerosos son los de mayor edad. Más de 13.000 sobrepasan los 55 años, 4.219 de ellos se encuentran en la franja de 55 a 64 mientras que más de 9.000 tiene ya o supera los 65.

"Datos terroríficos"

"Los datos son terroríficos, expresó en su momento el presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, que añadió: "La grave crisis de rentabilidad que arrastra nuestro campo tiene una consecuencia inevitable: los agricultores mayores aguantan todo lo que pueden, incluso recurriendo a su exigua pensión de jubilación, para mantener cuidados los campos porque les guardan un gran valor sentimental y, sobre todo, porque los hijos y nietos huyen de un negocio de dudosa viabilidad económica. Y lo peor es que no vemos el final del túnel, todo lo contrario, este proceso irá a más mientras la clase política siga de brazos cruzados sin establecer garantías de una rentabilidad estable y digna. Reclamamos medidas de mercado verdaderamente eficaces, especialmente sobre la ley de la cadena alimentaria y las importaciones foráneas. En cualquier otro sector las alarmas estarían encendidas, pero parece que a los políticos les importa un bledo lo que les suceda a los productores agrarios".

Por localidades, Manuel es la que posee un colectivo de agricultores más envejecido, ya que la edad media se sitúa en 70,56 años. Se quedan cerca pueblos como Almussafes (69), Benicull (69,43), Favara (69,07) y Riola (69,7). El que posee, de promedio, los productores más "jóvenes" es Turís, con 60,17 años. También baja de los 61 de media Llombai (60,76). En las grandes ciudades, Sueca es la que registra un promedio menor, con 64,78. La capital de la Ribera Baixa, gran productora de arroz, es la única que rebaja, aunque por poco, los 65 años de media. Algemesí se sitúa en 65,67; Carcaixent, en 66,58; Alzira, en 66,88; y Cullera, en 66,98.

Compartir el artículo

stats