El corte de caminos rurales en Antella pone freno a la masificación en el Xúquer

El ayuntamiento destaca la efectividad de la medida tras el primer fin de semana en vigor: «Tener a tanta gente sin vigilancia era un riesgo»

La masificación del río se ha reducido el último fin de semana en Antella.

La masificación del río se ha reducido el último fin de semana en Antella. / Fermín García

Rubén Sebastián

Rubén Sebastián

Antella ha vivido el que, posiblemente, ha sido su fin de semana veraniego más tranquilo en mucho tiempo. Las medidas impulsadas por el ayuntamiento para controlar la masificación de sus playas fluviales han dado, al fin, sus frutos. La última en implementarse, precisamente el pasado sábado, fue el corte de caminos rurales para impedir el paso de los bañistas, que ha dado «muy buenos resultados».

Aunque el balance del fin de semana deja varios intentos por saltarse las restricciones, el consistorio defiende el éxito de las medidas, especialmente de la última. «Al eliminar de la ecuación los caminos que se utilizaban para aparcar, la gente se habrá marchado a otros lugares. El aforo se ha controlado bastante tanto en l’Assut como en la partida del Reguer», detalla el concejal de Seguridad, José Llorca. 

Ese era el objetivo que perseguía el ayuntamiento, que este verano ha puesto en marcha dos medidas disuasorias para frenar la sobreabundancia de visitantes a sus parajes. Por un lado, se ha limitado el acceso a la zona verde situada junto a l’Assut. Por otro, se han bloqueado dos caminos en la partida del Reguer, cerca de Sumacàrcer, que se convertían en aparcamiento improvisado para decenas y decenas de vehículos cada fin de semana

«Ambas medidas funcionan. Se han tomado muchas y distintas decisiones a lo largo de los años y ninguna nos ofrecía los resultados que queríamos. Este verano es distinto, nos ha ido muy bien. Por fin hemos encontrado el equilibrio. Tener a tanta gente sin vigilancia era un riesgo insostenible, nos sentíamos indefensos», expone Llorca. El edil reconoce, igualmente, que se han producido pequeños incidentes que, con todo, no restan eficacia a la medida: «Se ha roto algún candado y varias personas han accedido a las zonas restringidas, tanto a la zona verde de l’Assut como a los caminos rurales, pero el refuerzo de vigilancia ha dado también sus frutos. Tanto la patrulla de policía local, los agentes de Guardia Civil como el personal de seguridad que hemos contratado han devuelto el orden rápidamente», destaca Llorca.

Nuevo aparcamiento

El Ayuntamiento de Antella ampliará las medidas para regular el caos que supone recibir miles de visitas cada fin de semana. En este caso, no será una restricción. El próximo año se habilitará una zona de aparcamiento junto al azud.

Según explica el concejal de Seguridad, José Llorca, el consistorio ha comprado unos terrenos junto a l’Assut que pretende convertir en aparcamiento. «Al habilitar este parking subsanamos el problema que supone la ordenanza que restringe el acceso al pueblo», expone.

La normativa impide aparcar en el casco urbano a cualquier persona que no sea vecina de la localidad durante los fines de semana de julio y agosto bajo multas de unos 80 euros. «A pesar de que no es el primer verano de esta restricción, se ponen bastantes multas. Aunque la mayoría aparcan fuera del pueblo y tampoco nos parece lo más adecuado», comenta Llorca. El próximo verano aparcar será más fácil.