La remodelación del tráfico da al traste con la arboleda del diseño ganador de la plaza del Ayuntamiento

El autor del diseño ganador para la principal plaza de la ciudad cree que la entrada del bus y el taxi «cortará» el recinto peatonal y verde que pretende ser este céntrico espacio

Figuración de la plaza según 
el proyecto Re-natura.   m.a.montesinos

Figuración de la plaza según el proyecto Re-natura. m.a.montesinos / hortensia garcía. valència

La remodelación del tráfico y las líneas de autobuses que impulsa el nuevo gobierno de PP y Vox en el Ayuntamiento de València desbarata el diseño ganador del concurso de ideas para la reforma de la plaza del Ayuntamiento impulsado por el gobierno anterior. Re-natura, la propuesta de renaturalización de la plaza que ganó en octubre de 2022 el concurso ideas para la que iba a ser la plaza del Ayuntamiento «definitiva», generaba un masa verde que atravesaba de norte a sur la plaza. Un bosque urbano que se va al traste con la entrada de cinco líneas de autobuses en la plaza, que llegarán desde la calle San Vicente y que tendrán una parada, que ya está señalizada, frente al edificio del Rialto, que también contará con una parada de taxis delante.

La propuesta de Miguel del Rey era la que más masa vegetal generaba en la plaza, sobre todo al norte, donde destacaba una arboleda lineal de especies de hoja caduca y palmeras que arrancaba en San Vicente y llegaba a Marqués de Sotelo. Frente al actual cine Rialto, icono «art decó», Miguel del Rey creaba un espacio público diferenciado para realzar el edificio, obra de Borso di Carminati. Las paradas de bus y taxi previstas en esta zona, por la que ahora volverán a circular cinco líneas de autobús, no solo ocupan lo que iba a ser espacio libre y arbolado también condicionan la reforma de la fuente que en el diseño ganador se adaptada para generar un espacio de refresco abierto.

El arquitecto asegura que con las nuevas líneas de autobuses que se llevan por la plaza del Ayuntamiento la plaza arbolada y peatonal «queda cortada». Para del Rey es necesario sentarse a coordinar la reforma de la plaza con la reordenación del tráfico. «Se pueden estudiar alternativas al tráfico», asegura el arquitecto, quien señala la calle Pérez Pujol (en la parte trasera del edificio de Correos) como una de las vías «infrautilizadas» que se podría aprovechar. De hecho, en la reordenación del tráfico que ha propuesto la Concejalía de Movilidad está previsto cambiar el sentido de esta calle en el tramo entre Lauria y Correos para permitir el giro del tráfico privado hacia Barcas.

Del Rey todavía no ha recibido la llamada del nuevo gobierno de Mª José Catalá para aclararle si finalmente redactará el proyecto de la reforma, como estaba previsto en el concurso de ideas, o si tendrá que adaptarlo a los nuevos criterios del gobierno local o si directamente su propuesta queda aparcada. Las propuestas de movilidad que se están viendo por parte del nuevo gobierno inciden en la peatonalización de la plaza. «Afectan claramente a la masa verde y a la idea que teníamos de lo que iba a ser la plaza». «Influye en el transporte y afecta a la manera en la que se iban a realzar las arquitecturas más singulares: el Rialto, el Ayuntamiento y el edificio de Correos.

La alcaldesa anunció su intención de darle una vuelta al diseño de la plaza de Miguel del Rey porque pensaba en una plaza «más señorial». En relación al choque entre la reordenación del tráfico del centro histórico y el diseño Re-natura, fuentes de alcaldía apuntaron que los cambios en la plaza no son definitivos. Está claro que los autobuses volverán a pasar por la plaza pero no dónde se ubicarán definitivamente las paradas. «No tiene por qué ser definitivo», apuntaron las mismas fuentes, que no concretaron cuándo se abordará la reforma de la plaza.