El producto que arrasa en el supermercado para que la lavadora funcione a la perfección y dure muchos años

Es un sencillo gesto, pero con él prolongarás la vida útil de tu electrodoméstico y harás que la ropa salga impecable

El producto que arrasa para cuidar la lavadora y que dure muchos años.

El producto que arrasa para cuidar la lavadora y que dure muchos años.

I. Roma

Limpiar la lavadora es una tarea que muchos desconocen que hay que realizar: piensan que por ser un electrodoméstico que lava y que habitualmente está en contacto con agua y jabón, ya está limpio. Y no es así. Todo lo contrario. La lavadora recoge toda la suciedad de las prendas que tiene que lavar y está en estrecha comunión con los productos químicos que solemos utilizar para dejar limpia y perfumada la ropa, así que no es de extrañar que, aunque no la veas, acumule suciedad.

Una de las cosas que más gente ignora es que la goma de la lavadora también hay que limpiarla, algo que facilitará que el electrodoméstico funcione mejor y que la ropa tenga mejor olor. Es sencillo, sólo tienes que seguir las instrucciones que te damos para limpiar la goma de la lavadora y dejarla como nueva.

Cómo limpiar la lavadora

restos de cal, jabón y suciedad

Lo mejor y más fácil es emplear un producto barato y que todos tenemos en casa: el vinagre. Así lo han hecho siempre nuestras madres y abuelas, quienes, sobre todo si son de cierta edad, no siempre han tenido acceso a carísimos productos de limpieza y, sin embargo, sus lavadoras han durado una década tras otra y siempre funcionando correctamente.

Para limpiar la lavadora tan sólo debes comprar una botella de vinagre, puede ser de vino, de manzana o de limpieza y si es de 2 litros, mejor que de uno, y echarlo tanto en el tambor de la lavadora como en los cajetines que distribuyen el detergente y el suavizante. Luego, programas un ciclo medio de lavado y dejas que el vinagre actúe durante todo este tiempo. Con el vinagre conseguirás eliminar la cal, arrancar los restos de jabón y desinfectar el tambor y los cajetines.

Con esta forma de limpiar la lavadora, ni siquiera tendrás que enjuagarla, puesto que el ciclo de enjuague se encargará de esta tarea y dejará el electrodoméstico perfecto. De hecho, una vez que finalice, puedes lavar la ropa normalmente y sin problemas.

Como complemento, puedes sacar el cajetín (antes o después del lavado anterior) y fregarlo con un estropajo empapado en vinagre y lavavajillas. Luego lo vuelves a colocar y, si lo deseas, sacas el filtro que hay a los pies de la lavadora y que es donde se almacena todas las pequeñas cosas sólidas que recoge la lavadora, como una moneda, un botón o un anillo. Si lo haces, tendrás la lavadora limpia y perfecta para seguir en funcionamiento durante una buena temporada.

Lo ideal con esta forma de limpiar la lavadora es hacerlo al menos cada seis meses, aunque esto dependerá de lo que la utilices y de la dureza del agua de la zona donde vivas, puesto que a más cal, más pronto tendrás que volver a repetir el proceso.