Bert√≠n Osborne, tras un incidente de Gabriela Guill√©n: "¬ŅPero c√≥mo se pueden decir semejantes gilipolleces?"

El cantante se ha referido a los √ļltimos comentarios

Bertín Osborne, muy enfadado tras un incidente de Gabriela Guillén.

Bertín Osborne, muy enfadado tras un incidente de Gabriela Guillén. / L-EMV

La relaci√≥n entre Bert√≠n Osborne y Gabriela Guill√©n ha pasado por numerosas fases pese a que ambos comparten un hijo en com√ļn que, precisamente, ha sido lo que ha sembrado el desencuentro en la pareja.

El desapego que ha mostrado Bertín Osborne hacia el hijo de la empresaria y modelo ha marcado desde el primer momento el embarazo y los primeros meses de crianza de la criatura. Al parecer, el cantante y presentador no quería volver a ser padre pero ella no quiso renunciar al bebé.

Bertín Osborne y Gabriela Guillén

Muchas han sido las idas y venidas de Bert√≠n Osborne y Gabriela Guill√©n desde que se conocieron. Seg√ļn parece, ambos manten√≠an una relaci√≥n sentimental de manera oficiosa cuando el embarazo de ella, que no fue planificado, los sorprendi√≥.

La diferencia de planteamiento de Bertín y Gabriela ante el estado de buena esperanza de ella acabó por separarlos e incluso enfrentarlos.

Bertín Osborne y Gabriela Guillén, cando ambos posaron juntos para la marca El Capote.

Bertín Osborne y Gabriela Guillén, cando ambos posaron juntos para la marca El Capote. / L-EMV

Tal ha sido la situación que hasta se ha hablado de pruebas de ADN para constatar que el padre del bebé es el cantante y no otra persona. Es más, la discordia entre Bertín Osborne y Gabriela Guillén los llevó a ocupar numerosas páginas de las revistas del corazón, así como a participar en programas de televisión dedicados a la prensa rosa para explicar la postura y la versión de cada uno de ellos.

El desencuentro entre ambos ha llegado a tal extremo que incluso cuando Gabriela sufri√≥ un incidente con su coche, hubo quien acus√≥ al cantante y presentador de ser el presunto responsable, algo que desat√≥ la indignaci√≥n del madrile√Īo. "¬ŅPero c√≥mo se pueden decir semejantes gilipolleces?", se asombra Bert√≠n Osborne.

Todo ocurri√≥ cuando alguien fractur√≥ la ventanilla del coche de Gabriela Guill√©n y, al parecer, le robaron la silla del peque√Īo. Seg√ļn ha explicado el int√©rprete, "hay un alien√≠gena o dos que han dicho por ah√≠ que si yo tengo algo que ver por el tema del ADN".

"¬ŅPero c√≥mo se pueden decir semejantes gilipolleces? -protesta a continuaci√≥n-. Vamos a ver: dejad de fumar esas cosas malas que est√°is fumando. Cambiad de camello. ¬ŅEstamos todos locos?"

Y contin√ļa Bert√≠n Osborne sin poder dar cr√©dito: "Desde luego, como dice mi amigo Carlos Herrera, ya no cabe un tonto m√°s en este pa√≠s".