Proyecto

Crean con ajo envases biodegradables que alargan la vida de los alimentos

Aimplas y el proyecto europeo PLA4FOOD desarrollan una nueva generación de bandejas y bolsas renovables que prolongan el estado óptimo de los alimentos un 15%

25.11.2013 | 10:44

El Instituto Tecnológico del Plástico (Aimplas) ha coordinado las investigaciones del proyecto europeo PLA4FOOD que han permitido desarrollar una nueva generación de envases para alimentos en la que por primera vez se combinan propiedades biodegradables y activas con el fin de alargar la vida de los alimentos gracias a moléculas de ajo.

Se trata de bandejas y bolsas de plástico fabricadas a partir de materiales procedentes de fuentes renovables --PLA o ácido poliláctico-- en las que se han envasado distintos tipos de lechugas y brotes, así como tomates. El resultado obtenido es un aumento de la vida útil del alimento de más del 15 por ciento, informa el organismo en un comunicado.

Para lograr este aumento de la duración de su contenido, las innovadoras bandejas y bolsas del proyecto PLA4FOOD han sido aditivadas con extractos naturales. Concretamente con moléculas de ajo encapsuladas que de esta forma liberan de manera controlada sus propiedades antioxidantes, antimicrobianas y antifúngicas una vez entran en contacto con los alimentos.

Los envases obtenidos gracias a este proyecto son tanto rígidos (bandejas) como flexibles (film para bolsas), y en ambos casos están compuestos por tres capas. Los aditivos naturales activos se encuentran únicamente en la capa más interna, la que está en contacto con los alimentos. Gracias a ellos, en el caso de la lechuga iceberg se ha observado que la oxidación en las zonas de corte tarda un 15% o más de tiempo en aparecer comparado con los envases actuales.

En todos los casos, transcurrida la vida útil del alimento, éstos mostraban tersura, rigidez y eran aptos para el consumo, mientras que las verduras envasadas en los envases convencionales estaban mojadas y pochas, y aparecían mohos en los tomates, y microorganismos en todos los alimentos.

En la capa externa se han incorporado absorbedores de humedad, que en el caso de las ensaladas resultan de vital importancia, puesto que cuanto más tiempo permanezca seco el producto más tiempo conservará su mejor apariencia. Por último, en todas las capas del envase se ha contado con aditivos plastificantes que también son biodegradables y que mejoran las propiedades del material de cara a su procesado industrial. Concretamente, se ha logrado elevar la flexibilidad del ácido poliláctico convencional un 30 por ciento.

Además de todo ello, esta estructura multicapa permite utilizar cada aditivo solo en la capa en la que es necesario, con lo que se obtienen varias ventajas añadidas: La primera un envase de menor espesor y el resto son derivadas de ésta, ya que se logra un ahorro tanto de material, como de peso.

Transformación en compost

En los envases desarrollados en el proyecto PLA4FOOD todo son ventajas, incluso una vez éste se desecha. El material con el que se ha fabricado esta nueva generación de envases alimentarios tiene su origen en fuentes renovables que además hacen de él un material biodegradable y compostable.

Una vez termina su función como continente para alimentos y en condiciones de compostaje, el envase se ha comprobado que se convierte en abono gracias a una serie de condiciones de compostabilidad.