Los test de antígenos son una nueva prueba para detectar la presencia de coronavirus y cuya fiabilidad es muy alta. Se trata de un test rápido que te da los resultados en un margen de 15 minutos y que los centros de salud ya comienzan a utilizar además de las PCR para detectar contagios del virus.

Las claves de los test

Detectan el virus, no anticuerpos

El producto, distribuido por el laboratorio Abbott, se llama Panbio y localiza antígenos del virus (en concreto una proteína que recubre el SARS-CoV-2) y no anticuerpos que genera el paciente cuando se infecta como sucedía con los anteriores test rápidos. La muestra para hacer el test se toma igual que para una PCR, con un hisopo que se empapa de exudado nasofaríngeo introduciéndolo hasta el fondo de la garganta. Con el test rápido, la muestra se pone en una especie de tira reactiva, como si se tratara de un test de embarazo, y tras 15-20 minutos se obtiene el resultado. 

Avalados si se usan bien

Esta es una de las grandes ventajas con respecto a los anteriores test rápidos. Estos llegan avalados por varios estudios, entre ellos del Instituto de Salud Carlos III y de los propios hospitales, también valencianos, que demuestran que los test son muy fiables y se pueden equiparar a los de una PCR si se utilizan tal como están indicados. En personas con síntomas de menos de cinco días de evolución la prueba tiene una probabilidad de detectar correctamente a un enfermo (sensibilidad) del 93 % y una probabilidad de detectar bien a una sana (especificidad) del 99,58 %, porcentajes que la asemejan a las PCR.

500.000 unidades 

La Conselleria de Sanidad ha comprado 500.000 unidades al laboratorio Abbott a razón de 4,5 euros la unidad, más de diez veces por debajo del coste de hacer una PCR. En una primera remesa se repartieron 250.000 unidades a centros de salud y urgencias de los hospitales.

Solo para determinados pacientes

Los test rápidos son comparables a las PCR pero solo si se usan con aquellos pacientes con síntomas que hayan aparecido hace un máximo de 5 días. En estos casos, el Ministerio de Sanidad apuesta por hacer test rápidos en ámbitos como centros de salud o urgencias de los hospitales, pero PCR si los síntomas son de más días. En otros casos, como personas que van a ser ingresadas o trabajadores sanitarios que tengan síntomas se deja libertad para elegir y se deja la PCR para confirmar. Eso sí, en UCI y en residencias de mayores, se pide mantener las PCR siempre que se asegure que los resultados van a estar rápido. Los test no sirven para hacer cribados masivos porque no son fiables para localizar a personas enfermas sin síntomas.