Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribunales

Un testaferro y un empresario confirman los amaños de Benavent para enriquecerse a costa de Imelsa

La defensa de Marcos Benavent había solicitado anular las conversaciones que permitieron iniciar el caso Taula

Benavent (segundo por la izquierda) y otros tres acusados en el juicio Thematica de Imelsa

Ocho años después de que se iniciaran las primeras diligencias de investigación penal por la Fiscalía Anticorrupción (julio de 2014) y seis desde que estallara el caso Taula (enero de 2016), hoy se ha iniciado el primer juicio de esta macrocausa que removió los cimientos de la Diputación de València, el Ayuntamiento de València y la Generalitat. En el banquillo se sientan nueve acusados, seis empresas y el Partido Popular como responsable civil subsidiario. La primera pieza separada que va a juicio de las doce que componen el caso Taula enjuiciará los contratos de la empresa Thematica Events con el Ayuntamiento de València y la Diputación de València en 2008, 2009 y 2011 a cambio de presuntas mordidas. También se juzgan en esta vista la campaña electoral municipal de Moncada de 2007 (la de Vilamarxant se investigó pero los hechos prescribieron) y la aportación del PP provincial a la campaña de las elecciones generales de 2008.

En el banquillo de los acusados se sientan el exgerente de Imelsa y autoconfeso yonqui del dinero, Marcos Benavent, junto al exvicepresidente de la Diputación de València y exalcalde de Moncada, Juan José Medina; el exdirector financiero de Imelsa Enrique Montblanch, el empresario Rafael García Barat, copropietario de la mercantil Thematica Events junto a Benavent; una funcionaria del Ayuntamiento de València, otros dos empresarios y dos de los presuntos testaferros de Benavent en la empresa tapadera Berceo Mantenimientos SL. La causa no se ha podido seguir contra el exacalde de Vilamarxant y actual diputado del PP en el Congreso, Vicente Betoret, y la exconcejala del Ayuntamiento de València Mayrén Beneyto por prescripción de los delitos. Tampoco contra la exconcejala Maria José Alcón, tras su fallecimiento en 2018.

La sesión de hoy se ha iniciado con el intento de la defensa de Marcos Benavent, el abogado Juan Carlos Navarro, de derrumbar la prueba sobre la que se cimentó el caso Taula: las grabaciones de las prácticas corruptas que hizo Marcos Benavent. Navarro ha solicitado la nulidad de las grabaciones e incorporar a la causa determinadas actas notariales que probarían que su defendido no es propietario de una de las firmas a través de la que se distrajeron fondos públicos (Berceo Mantenimientos). "Soy consciente de la poca credibilidad de mi cliente, que un día dice una cosa y otro otra, pero aquí hay datos objetivos que confirman que Benavent no es socio de Berceo", explicó Navarro. La réplica de la Fiscalía Anticorrupción ha consistido en solicitar que testifique el exsuegro de Benavent Mariano López, depositario de las grabaciones que hizo Marcos Benavent en su etapa corrupta, y el que las entregó a la Fiscalía Anticorrupción.

La petición provocó un breve receso, para que los magistrados de la sección quinta de la Audiencia de València deliberaran y rechazaran las alegaciones de nulidad planteadas como cuestión previa por la defensa de Marcos Benavent y decidieran continuar adelante con el juicio.

Así que finalmente, el juicio ha arrancado con las declaraciones de dos de los testaferros de Benavent y un empresario acusado. El primero, José Estarlich quien admite haber sido un hombre de paja para el yonqui del dinero. Estarlich, que pidió declarar de forma voluntaria cuando estalló el caso para admitir los hechos, explicó que tomó esta decisión porque "buscaba dejar de hacer las cosas mal y cambiar el tema porque no quería así mi vida", ha declarado.

Estarlich ha contado que su relación con Benavent arrancó en el año 2009 tras una "mala racha" con su empresa. Aquel año su mujer era la secretaria de Benavent al frente de la empresa pública de la Diputación de València, Imelsa. Aprovechándose de esta proximidad fue Benavent quien le propuso ser administrador de dos empresas, una de las cuales era Berceo Mantenimiento SL. "No me dio muchos argumentos. Me dijo que tenía que poner dos empresas a mi nombre porque tenía cargo público y él no podía figurar", ha explicado. El testaferro de Marcos Benavent admitió que las mordidas las obtenían mediante "facturas falsas, otras se engordaban, y el dinero iba a las cuentas de Berceo" en beneficio de Marcos Benavent.

El segundo colaborador y testaferro de Benavent en declarar ha sido Jaime Úbeda, quien ha confirmado que buscaban "empresas para que hicieran simulaciones de trabajo y luego aumentar las facturas, las empresas se beneficiaran del IVA, y luego se le daba a Berceo". Úbeda ha recordado que Benavent le pidió" sacar un trabajo de internet para revestir y justificar una factura". Con el dinero obtenido de manera ilegal por parte de Benavent a través de Berceo, adquirió "un apartamento adosado a uno que había comprado anteriormente Marcos Benavent en Xàbia y le interesaba comprarlo para unirlos. Se solicitó un préstamo a nombre de Berceo y se iba pagando poco a poco del dinero de imelsa", según ha admitido Úbeda.

La tercera y última declaración ha sido la del empresario Francisco Javier M. S. quien ha admitido los hechos, la colaboración de su empresa con Thematica Events para elaborar un audiviosual sobre árboles monumentales para Imelsa, en unos trabajos que tuvieron sobrecostes para esconder las mordidas. "Nos hemos sentido engañados", aseguró el empresario acusado, quien ha devuelto parte del dinero malversado, al igual que otro de los empresarios juzgados.

El juicio continuará mañana miércoles con la declaración del exgerente de Imelsa, Marcos Benavent. En total se han programado un total de 19 sesiones -desde hoy al 21 de junio- que arrancarán a las 10 horas en la sala Tirant II de la Ciudad de la Justicia de València.

La pieza de Thematica Events juzga las supuestas irregularidades en adjudicaciones a la empresa Thematica Event, por los delitos de prevaricación, malversación de caudales públicos, falsedad en documento mercantil y en oficial realizado por funcionarios, fraude en la contratación y blanqueo de capitales. La Fiscalía Anticorrupción pide ocho años y tres meses de cárcel para Marcos Benavent, cino para el exvicepresidente de la Diputación de Valencia y exalcalde de Moncada con el PP, Juan José Medina --cinco años--, y siete años para Rafael García Barat, administrador de Thematica Events.

Se da la circunstancia de que Benavent ha cambio en los últimos meses su versión de lo ocurrido y mientras al inicio, en colaboración con la Fiscalía Anticorrupción, señaló a diferentes cargos y afirmó que había corrupción en València, finalmente modificó sus acusaciones, pidió perdón y señaló que había manipulado las grabaciones que dieron lugar al procedimiento.

"Operativa criminal"

En la causa de Thematica, según mantiene la Fiscalía Anticorrupción, se diseñó una "operativa criminal" para desviar fondos públicos utilizando Imelsa -actual Divalterra, ya extinguida también- por parte de sus dirigentes, entre ellos Benavent, por decisión del expresidente 'popular' de la Diputación de València, Alfonso Rus. Así, se ha investigado el presunto desvío de fondos para el abono de campañas electorales del Partido Popular en las elecciones municipales de 2007 y en las generales del año 2008.

La Fiscalía Anticorrupción cree que para los comicios municipales de mayo de 2007, Thematica Events realizó actos de campaña electoral del PP de Juan José Medina por importe de 11.782,77 euros (IVA no incluido) que habrían sido abonados por Imelsa a través de elevar costes ficticios en facturación real con la empresa, teniendo "pleno conocimiento" de ello tanto Marcos Benavent como Juan José Medina, que ostentaba el cargo de coordinador de campaña del Partido Popular y vicepresidente de la Diputación Provincial de Valencia".

Dentro de las mismas elecciones municipales, Thematica Events realizó trabajos de campaña electoral para el candidato popular a la alcaldía de Vilamarxant, Vicente Betoret, --contra el que no se dirige acusación al estar los hechos prescritos para él-- que habrían sido abonados por Imelsa y ocultados al Tribunal de Cuentas en las cuentas que deben presentar los partidos como gastos electorales.

La causa también se refiere a la adjudicación "amañada" del contrato de Bibliobús de los años 2008 y 2009 con la Concejalía de Cultura --en aquel momento dirigida por la fallecida María José Alcón-- del concierto "fraudulento" del año 2010 para este servicio. En esta contratación predeterminada participaría también la sociedad Liberty Iceberg, cuyo administrador y socio único era Rafael García Barat.

En este caso, la fórmula descrita consistió en, aunque el importe real de la contratación era de más de 89.000 euros, "trocear cada una de las adjudicaciones de un único objeto contractual para evitar la libre concurrencia y publicidad", mantiene el ministerio público.

Thematica participó también en 'Metamorphosis', un espectáculo audiovisual encuadrado entre las acciones que, por parte de Imelsa en colaboración con el MuVIM, se llevaron a cabo como promoción de árboles monumentales. El coste asumido finalmente por Imelsa como consecuencia del espectáculo contratado ascendió a 234.645 euros, aunque el enriquecimiento, según Anticorrupción, fue para la empresa elegida por Marcos Benavent para hacerse con los beneficios de dicha contratación.

De esta forma, Thematica no habría hecho más que subcontratar los servicios "obteniendo importantes beneficios en perjuicio de la empresa pública al realizar un sobrecoste en parte de las facturaciones asumidas finalmente por Imelsa".

Compartir el artículo

stats