Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El choque por los impuestos se recrudece a ocho meses de las elecciones valencianas

La pugna ideológica sobre política fiscal marca desde el martes el último debate de política general de la legislatura antes de abrir las urnas en mayo

Carlos Mazón y Ximo Puig, líderes autonómicos de PP y PSPV, se dan la espalda en un acto.Alicante. Jose Navarro

La carrera, para muchos suicida, en la que se han enfrascado algunas autonomías por abanderar las bajadas de impuestos marca la previa del debate de Política General en la Comunitat Valenciana que comienza el martes en las Corts. Con la mirada ya puesta en las urnas, que se abrirán en mayo de 2023, los partidos afinan su discursos en clave electoral a ocho meses de las autonómicas y municipales. Por lo que dejan entrever los líderes políticos de la preparación de sus intervenciones, el choque por la fiscalidad será uno de los elementos centrales del debate.

El pulso es ideológico y entre bloques, a derecha e izquierda. La fiscalidad se ha convertido en la gran batalla. El PP valenciano comparte plenamente la posición de los barones populares, Díaz Ayuso o Moreno Bonilla, que pugnan por liderar las rebajas impositivas. La izquierda cree que solo beneficia a quienes más tienen. 

«Infierno fiscal o paraíso para los ricos», un debate ideológico. La bonificación hasta la eliminación de impuestos como Patrimonio o Sucesiones estarán en su programa y la bajada generalizada de tributación es la bandera del PPCV, que suele decir que en la Comunitat Valenciana existe un «infierno fiscal», algo que comparten Cs o Vox. Con el primero de los casos, la eliminación del impuesto de Patrimonio, se verían beneficiados unos 25.000 grandes fortunas valencianas. Este año, el Consell ya ha ingresado por ese impuesto 200 millones, más que en todo el año anterior. Un dinero que la Generalitat dejaría de recaudar si se bonificara en su totalidad como en Andalucía o Madrid. 

Para contrarrestar ese discurso generalizado de bajada de impuestos que defiende el PP, el Gobierno de España anuncia una tasa a las grandes fortunas como las que existen en Europa. Es también el debate valenciano y se verá esta semana. «Las autonomías del PP pugnan por ser el paraíso de los ricos, nosotros hacemos lo contrario, ellos se centran en los ricos, nosotros en quienes no llegan a final de mes», resume la vicepresidenta y portavoz del Consell, Aitana Mas. Esa es la posición de los tres partidos que gobiernan el Consell: PSPV, Compromís y Unides Podem. 

Puig interviene en el debate de Política General en las Corts en 2021 MAMontesinos

La propuesta fiscal de Puig «para una amplía mayoría». El jefe del Consell anunció a principios de mes una reforma fiscal adaptada a la inflación, que desgranará el martes. En paralelo reclama para el conjunto del Estado una profunda reforma fiscal que aumente la progresividad, es decir que pague más quien más tiene y que se penalice a las autonomías que practican el denominado 'dumpig fiscal'.

La clave de su discurso estará en adaptar la tributación autonómica al mayor esfuerzo que hacen trabajadores y familias como consecuencia de la inflación, justo en un momento en que la Generalitat recauda más dinero por esa subida de los precios. La idea fuerza con la que se trabaja estos días en el Palau es que al contrario que Andalucía, que va a beneficiar con la supresión del impuesto de Patrimonio al 0,2% de la población, la reforma de Puig beneficiará a la mayoría. Favorecer a las mayorías frente a las minorías, subrayan, en un discurso con numerosas medidas globales contra la inflación, como en transportes o en educación.

El PP asegura que ahorrará a los valencianos 1.500 millones. El PP volverá a ofrecer al Consell de Puig la puesta en marcha de la reforma fiscal que su líder, Carlos Mazón, anunció hace un año y que ha ido ampliando con anuncios como las deducciones para los mayores de 65 años con descendientes a su cargo. Mazón no es diputado por lo que la portavoz, María José Catalá, será quien dé la réplica el discurso de Puig. Catalá asegura que su propuesta permite un ahorro total para los valencianos de 1.530 millones y que va dirigida a las clases más bajas. El objetivo de los populares es rebatir la tesis de la izquierda de que sus medidas benefician mayoritariamente a las clases más adineradas. 

Según los populares, con sus rebajas fiscales, el 80% de los contribuyentes valencianos tendrán los impuestos más bajos de España. El discurso de Catalá de reactivar la economía con medidas «efectivas» para generar puestos de trabajo incluirá también el rechazo a la ley de Tasa Turística que el Botànic aprobará antes de que acabe el año y tendrá también el anuncio de una nueva Ley de Señas de Identidad, si gobierna el PP, para evitar « injerencias y que nadie pretenda que seamos lo que no somos», en referencia a Cataluña, un discurso que el PP no olvida convencido de que aún tiene mucho recorrido electoral.

María José Catalá, portavoz del PPCV

Compromís pone el acento en el refuerzo de servicios públicos. El debate sobre fiscalidad abierto a escala nacional no es lo relevante para Compromís. Desde la coalición señalan que como única fuerza valenciana que no sigue las directrices de Madrid, la clave está en el refuerzo de los servicios públicos de los valencianos: sanidad, educación y política social. 

La coalición ya participó desde el Consell en 2017 en la reforma fiscal que según datos de la Generalitat benefició a un millón y medio de valencianos.Compromís rechaza de plano la rebaja generalizada de impuestos que propone el PP. La formación que en las Corts lidera Papi Robles cimentará su discurso además de en el refuerzo de servicios públicos en ayudas para las familias valencianas ante la subida de precios y en hacer frente a la emergencia climática de una manera justa para la mayoría social. Compromís también reclamará para estos meses políticas valientes y más contundencia en la defensa de los intereses valencianos ante el Gobierno central.

La síndica de Compromís, Papi Robles

Unides Podem pide medidas por el encarecimiento de la vida. La formación morada reclamará medidas contra la inflación y el encarecimiento de la vida con la política de vivienda como punta de lanza. También una transición energética codo con la ciudadanía y un modelo de ciudades sostenibles. La portavoz, Pilar Lima, llamará a combatir discursos de reaccionarios y a una nueva correlación de fuerzas en el Consell.

Ciudadanos propone bajar impuestos y aliviar la inflación. La síndica, Ruth Merino, anuncia una oposición crítica y constructiva y defiende la bajada de impuestos y las propuestas enfocadas a aliviar los efectos de la inflación, así como a eliminar trabas a proyectos que generan riqueza.

"Instamos a Puig a que baje de su nube presidencialista y se acerque la realidad de los valencianos. Pedimos eliminar todo tipo de trabas a los proyectos de emprendimiento e inversiones y facilitar la vida a los autónomos y a los jóvenes para desarrollar su proyecto de vida. En este sentido, desde Cs pondremos el foco especialmente en la defensa de todo tipo de libertades individuales y en combatir las imposiciones lingüísticas, entre otras”.

La síndica de Ciudadanos, Ruth Merino

Desde Vox aseguran que lo urgente es ayudar a familias, autónomos y empresas y crear un escudo sólido que les proteja y no a quienes gobiernan.

Compartir el artículo

stats