El Foro de Médicos de la Atención Primaria de la C. Valenciana (Fomap-CV) ha mostrado su apoyo a la convocatoria de huelga de médicos que ha puesto sobre la mesa el sindicato CESM para los próximos días 17 y 18 de enero. Según un comunicado emitido por la organización (de la que forma parte el sindicato junto a colegios de médicos y sociedad científicas de Atención Primaria), desde el foro comparten las "reivindicaciones" planteadas "que coinciden plenamente con las ya expuestas y denunciadas desde hace años por el foro".

De esta forma, desde la organización han instado a la Conselleria de Sanidad a tomar las "medidas necesarias" para paliar los problemas en la Atención Primaria que han provocado la convocatoria de huelga ya que llevan "demasiados años esperando la adopción de soluciones a los problemas existentes haciendo cada vez más con menos y soportando los médicos toda la tensión que esto supone sobre nuestras espaldas".

Colapso "irremediable"

Según apuntan desde el foro se ha llegado a un punto en el que la espera es "ya insostenible" de ahí que consideren que hace falta aplicar "medidas de calado" y además de forma urgente ante una situación "extrema" y que se ha convertido en un ambiente de trabajo "asfixiante, agotador y desmotivador". De otra forma, entienden que el colapso en los centros de salud se convierte en "irremediable" de no actuar.

Al igual que el sindicato médico CESM pide en su preaviso de huelga, desde el foro de médicos de Atención Primaria recuerdan que "hay que garantizar la calidad asistencial en las consultas con agendas de calidad y cupos bien dimensionados. Es necesario terminar con las agendas infinitas que impiden dedicar más tiempo a los pacientes", apuntan. Precisamente, la línea roja que ha puesto el sindicato para desconvocar la huelga es que los cupos de pacientes se adecúen y no pasen de 1.300 por médico y 800 pacientes por pediatra y que se hagan agendas "cerradas" con no más de 26 pacientes por día.

Medidas "tomadas"

Precisamente el pasado viernes, el conseller de Sanidad Miguel Mínguez defendía que la Conselleria de Sanidad había empezado a actuar para mejorar la situación en las consultas de Primaria, por ejemplo con la incorporación de 6.000 plazas estructurales que ya habían conseguido bajar los cupos "y ninguna área está por encima de los 1.500 pacientes por médico". Sin embargo, y según Mínguez este "alivio" aún no se estaba notando porque en estos momentos había hasta un 18 % más de visitas en las consultas de Primaria con respecto a los años prepandemia y, además, las bajas y ausencias de facultativos que no se podían sustituir terminaban de complicar la situación.