Suspenden un año de empleo a una funcionaria por absentismo

La Diputación considera que la empleada pública, hija de Consuelo Císcar, se ausentó de forma injustificada 21 días y se retraso en la entrada de su trabajo en el Museo de Etnología otros 36

Museo Etnológico donde está destinada la funcionaria sancionada.

Museo Etnológico donde está destinada la funcionaria sancionada. / GERMÁN CABALLERO

Joan Batalla

La Diputación de Valencia ha sancionado con un año de suspensión de funciones a una funcionaria destinada en el Museo de Etnología por un supuesto absentismo laboral reiterado. La trabajadora pública, que es hija de Consuelo Císcar y que responde a las iniciales C.S.C., ha sido castigada por dos faltas graves por incumplimiento de la jornada de trabajo y por evadir los sistemas de control de horarios a sendas sanciones de un año de suspensión de empleo, aunque de cumplimiento simultáneo (por lo que solo es un año). La trabajadora expendientada alegó que sufrió «acoso laboral sistemático» y pidió como alternativa que le descontaran de tres nóminas las horas que no trabajó. Sin embargo, la Diputación considera probado que la funcionaria acumuló 21 días de ausencia completa y se retrasó otros 36 días.

C.S.C. es funcionaria de carrera y con un puesto de técnica en imagen y comunicación adscrita al Museo de Etnología de Valencia (que se encuentra en la calle Corona de València). La Diputación le abrió un expediente el 25 de marzo del año pasado por supuestas ausencias laborales sin justificar. Ella alegó que no tenía constancia de las ausencias, que sufrió un acoso laboral que le provocó una «situación anímica inhabilitante», que su horario es flexible y que es normal comer en el centro de trabajo o los alrededores «sin que ello contradiga la obligación de fichar al comienzo y al final de toda la jornada laboral».

Probado

Pese a las alegaciones, la Diputación consideró probado que la expedientada faltó al trabajo por días completos de ausencia 187 horas entre el 1 de marzo de 2021 y el 29 de diciembre de 2021 (21 días en total). El expediente sancionador incide en que eran ausencias «sin justificar». El director del museo en el momento de los hechos negó el supuesto acoso. Además, el informe de sanción recoge que ella nunca lo había dicho y el resto de trabajadores que tenían relación con la funcionaria lo desmintieron.

La expedientada alega que sufre acoso laboral que le provoca una «situación anímica inhabilitante»

Además, la Diputación considera probado que la funcionaria acumuló 36 días de retraso entre el 1 de febrero y el 22 de noviembre de 2021 que sumaban otras 25 horas de ausencia. El día que más se retrasó entró al trabajo a las 12.47 de la mañana (227 minutos tarde). Algunos retrasos eran de dos minutos.

Horario "absolutamente inusual"

Los responsables del control de horarios comprobaron también tenía salidas por la tarde en un horario «absolutamente inusual». El director del museo indicó que alguno de estos horarios vespertinos no estaban justificados.

El responsable del expediente concluye que la funcionaria cometió una falta grave por incumplimiento injustificado de la jornada de trabajo y otra por no fichar bien. La resolución apunta que las dos sanciones de un año de suspensión firme de un año de funciones «se cumplirán de forma simultánea coincidiendo el mimos día de inicio y fin de ambas». La funcionaria puede interponer un recurso de reposición contra las dos sanciones ante el presidente de la Diputación de Valencia, Toni Gaspar. En el caso de que no esté de acuerdo con el resultado puede presentar un recurso contencioso administrativo en el juzgado.