Llorenç Barber desea que su archivo «duerma en el IVAM»

El IVAM inicia hoy los festejos por su 35 aniversario con la inauguración de la exposición «Llorenç Barber. Archivo de escuchas»

Exposición de Llorenç Barber en el IVAM en València

Miguel Angel Montesinos

Hace un tiempo, no recuerda Llorenç Barber cuándo exactamente, desde el Museo Reina Sofía le tantearon sobre la posibilidad de que su archivo personal formara parte del museo madrileño. Desde entonces, al creador valenciano le ronda en la cabeza qué hacer con la documentación que guarda en su casa cuando ya no esté. Hasta ayer. Durante la presentación de Llorenç Barber. Archivo de escuchas, una exposición sonora y sin imágenes que repasa la trayectoria del artista desde los años 70 hasta la actualidad a través de su archivo personal compuesto por más de 7.000 documentos, el artista sonoro compartió su intención de que su archivo «duerma» en el IVAM. Toda una sorpresa para Nuria Enguita, directora del museo que, con esta muestra, inicia los actos festivos por el 35 aniversario de la inauguración del centro de arte. «Una vez lanzado habrá que hablarlo y darle forma», apuntaba a Levante-EMV el creador. «Todo lo que he escrito y guardado tiene una razón de ser y quiero que duerma en esta casa. Todavía seguimos activos, pero mi deseo en un futuro es que este archivo lo conserve el IVAM», afirmaba Barber (Aielo de malferit, 1948). «He ido, durante 50 años, pegando tumbos por la cuneta acumulando experiencias. Hay poca gente que sepa describir qué es el arte sonoro y poner al alcance de todos la documentación acumulada facilitará el entendimiento», explicaba tras describirse como «un tío rato y especial».

Lorenzo Sandoval, Pilar Tebar, Nuria Enguita, Llorenç Barber y  Monserrat Palacios

Lorenzo Sandoval, Pilar Tebar, Nuria Enguita, Llorenç Barber y Monserrat Palacios / Miguel Angel Montesinos

La exposición, que podrá visitarse hasta el 16 de junio, propone una experimentación sonora a través del archivo del artista. Y es que, el arte sonoro, reclama Llorens, hay que liberarlo, ver qué dice porque tiene «vida propia».

La directora del IVAM encumbró a Barber como «uno de los más importantes creadores de arte sonoro de este país, un referente de la experimentación sonora y una pieza clave en su difusión, estudio y reinterpretación desde hace más de cincuenta años». De la exposición, explicó Nuria Enguita, «se ha buscado situar la escucha en el centro y desbordar lo expositivo para crear un espacio de experiencia que permita al visitante adentrarse en el universo de Llorenç Barber». Para Lorenzo Sandoval, uno de los comisarios, es una muestra que «invita a la práctica de la escucha, por eso está exenta de imágenes, una experiencia diferente a lo que estamos acostumbrados a ver en un museo».

Pilar Tébar, directora general de Patrimonio Cultural, resaltó la «magnífica coincidencia» de que en tiempo convivan dos exposiciones dedicadas a Llorenç Barber en la ciudad, lo que permite crear «un paseo del arte» entre el IVAM y el Centre del Carme.

Las dos partes de la exposición

La exposición se articula en dos partes. La primera es un travelogue sónico, que funciona como pieza central, realizada por Llorenç Barber, en colaboración con Montserrat Palacios y Pedro André y en dialogo con el curador Lorenzo Sandoval. Se trata de una composición inédita que envuelve al espectador y lo acompaña a lo largo de todo el recorrido «no como un acompañamiento musical, sino como una pieza en sí misma», matizaba Monserrat Palacios, comisaria. Para la que esta exposición muestra una vida dedicada al arte sonoro, desde la música. «Muchos artistas sonoros vienen de la plástica o la escultura, pero Llorenç Barber es músico y piensa como un músico. Es por ello que esta exposición constituye una liberación para la música porque introduce el pensamiento de un músico que trastoca el lenguaje propio de esta disciplina y lo lleva fuera del conservatorio».

La instalación retoma las ideas de escucha y plurifocalidad de Llorenç Barber, recreadas aquí por el sistema surround, e integra por primera vez el contenido de su acervo sonoro, digitalizado gracias a la colaboración del grupo de investigación Laboratorio de Creaciones Intermedia del Departamento de Escultura de la Universitat Politècnica de València.

Palacios detalló que «la pieza es un collage que incluye registros muy diversos, entre otros, el campanario portativo, paisajes sonoros de la naturaleza, sus colaboraciones con artistas flamencos como Niño de Elche o Enrique Morente y finaliza con una de sus últimas producciones, un ensamble instrumental para la Orquesta de Zaragoza».

Se muestran más de 7.000 documentos, entre partituras, folletos, posters y publicaciones

La segunda parte de la exposición es la presentación del archivo documental que despliega la trayectoria del autor, organizado con Tono Vizcaíno. Compuesto por más de un centenar de registros sonoros y más de 7.000 documentos, entre partituras, folletos, posters y publicaciones, permite explorar el trabajo de Llorenç más allá de su perfil «performático» y da a conocer «tanto su trabajo como su pensamiento», en palabras de Sandoval.