La junta de gobierno del Ayuntamiento de Sagunt ha reclamado que la gigafactoría de Volkswagen en los terrenos de Parc Sagunt II no esté asociada a la instalación de una planta fotovoltaica. En una sesión extraordinaria, PSPV, Compromís y EU dieron el visto bueno al trámite previo a la instalación de la fábrica de baterías a través del proyecto territorial estratégico, pero al mismo tiempo aprobaron un informe desfavorable a la intención de convertir casi 4 millones de metros cuadrados de terrenos agrícolas en una planta de energías renovables. En la práctica, el informe responde a una pataleta de Compromís y Esquerra Unida que se oponen a la plata fotovoltaica y carece de consecuencias porque no es vinculante y el proyecto depende de la Generalitat Valenciana (que se ha comprometido con la empresa a que se hará).

De hecho, el Consell aprobó en agosto un decreto para blindar el desarrollo de plantas fotovoltaicas ligadas a proyectos estratégicos como el de Volkswagen que conlleva la creación de 31.200 puestos de trabajo del exceso de celo de los municipios.

La postura municipal sorprende cuando el propio Ayuntamiento de Sagunt dio hace unas semanas por hecho el acuerdo para la instalación de la planta solar, según confirmó el concejal de Urbanismo, Quico Fernández (Compromís). «Puede haber alguna modificación final», pero la parte sustancial ya está acordada, aseguró Quico Fernández a este periódico el 9 de noviembre. Fernández cuestionó ayer por medio de un comunicado de Compromís la necesidad de la planta.

El portavoz de EU, Roberto Rovira, explicó ayer que la planta fotovoltaica (que promueve Iberdrola) «supone un enorme impacto ambiental y no aporta nada positivo», que justifique «la destrucción de terrenos catalogados como de alto valor agrológico y además en producción. Su instalación, además, supone casi 17 kilómetros de cables soterrados a través de viales, carreteras y el propio casco urbano del Puerto según los planos», añadió.

Además de recordar que esta planta no es una condición para recibir los fondos del Perte, Rovira incidió en que «no hay ninguna obligación de instalar una planta de autoconsumo.

En cualquier caso, el proyecto no corre peligro porque el Ayuntamiento de Sagunt carece de capacidad para bloquearlo (y el PSPV realmente no está en contra). La planta solar que va a suministrar el 20 % de la energía que necesita la gigafactoría de baterías de Volkswagen ocupará un espacio equivalente a más de 500 campos de fútbol, según precisan fuentes del sector. El megaparque fotovoltaico de Iberdrola tendrá cerca de 300.000 placas solares y una potencia de 150 megavatios (MW) para garantizar un suministro de energía de 240 gigavatios hora al año (GWh/año). Estará dividido en tres parques de 50 MWpara agilizarlo y evitar que tenga que aprobarlo el Gobierno central.