La unión perfecta de gastronomía, playas, patrimonio, singularidad y calidad. El Puig de Santa Maria es una localidad mediterránea que ha conseguido la distinción de Municipio Turístico de Relevancia gracias a su gran variedad de atractivos, que le han llevado a convertirse en una alternativa ideal de ocio al ofrecer actividades y rutas durante todo el año. 

El Puig aúna tradición e innovación, singularidad, hospitalidad y calidad de servicio aplicando un concepto de Turismo Slow, como un destino amigable, sostenible y accesible. Todo esto queda recogido en el nuevo audiovisual turístico «Asómate al Puig y a su ventana del tiempo», que pretende emocionar al turista y motivarle a visitar el destino. Además, El Puig pone el foco en conseguir la acreditación de Municipio Turístico de Excelencia, poniendo en marcha acciones para mejorar la competitividad, la sostenibilidad, la accesibilidad y el posicionamiento como destino turístico.

La localidad cuenta con afluencia durante todo el año gracias a las visitas guiadas que ofrece por su rico patrimonio cultural. Es posible visitar uno de sus monumentos más emblemáticos, el Monasterio de Santa María del Puig, erigido por la orden de Jaume I en 1237 y declarado Monumento Histórico-Artístico Nacional en 1969, así como darse un paseo por los claustros, capillas y patios de la Cartuja Ara Christi, declarada Bien de Interés Cultural en 1996. También cuenta con la opción de visitar el Castillo de Jaume I, la Torre de Guaita y el conjunto de Refugios y Trincheras, uno de los mejor conservados de la Comunitat Valenciana.

Nueva marca turística

El Puig de Santa Maria presenta su nueva marca turística con singularidad y personalidad que representa los valores del Puig turístico: patrimonial, mediterráneo, histórico, diverso, buena reputación, honestidad, tradición e innovación. La tipografía original de rasgos góticos contundentes que nos traslada a tiempos históricos y a la imprenta, combinada con otros elementos, como la silueta de la ventana, una alegoría al campanario del Monasterio de Santa Maria del Puig y al paisaje.

Bienes de relevancia

La localidad tiene el Museo de la Imprenta y las Artes Gráficas, el primero de España y el segundo más importante de Europa. En cuanto a los bienes de relevancia local, El Puig cuenta con la ermita de Sant Jordi, el Fumeral de la Conserveta y el retablo de la Mare de Déu. 

Para los amantes de la naturaleza, el ayuntamiento propone rutas por diferentes ecosistemas naturales: la huerta, el marjal, las dunas o la montaña. El Puig presume de contar con cinco playas a lo largo de su litoral, tanto de arena como de piedras, con una longitud de cuatro kilómetros. Todas ellas están muy bien equipadas y cuentan con duchas, pasarelas, servicio de vigilancia e instalaciones lúdicas para los más pequeños.  

En cuanto a la gastronomía, la localidad apuesta por la cocina mediterránea saludable que fusiona tanto la tradición como la innovación y promueve la sostenibilidad, la autenticidad y la credibilidad. Por ello, se ha creado el Club de Producto Gastronómico «Saborea El Puig». También destacan las diversas fiestas que se realizan a lo largo del año, como la de Sant Pere Nolasc. El municipio ofrece más de 673 plazas hoteleras y 13.900 plazas de segunda residencia.