Opinión | La columna

Jose Maria Tomas Tio

Pau i Justícia per a Isabel Coixet

Entrevista a la cineasta Isabel Coixet

Entrevista a la cineasta Isabel Coixet

En un Festival de Cine sobre derechos humanos, que se está celebrando del 1 y al 10 de junio y se centra en esta edición en la perspectiva de género y la transversalidad del feminismo, no nos cabía quién mereciera más el Premio Pau i Justícia que una directora de cine, escritora, traductora, guionista y productora como Isabel Coixet.

Humans Fest en su XIV edición ha dado en la diana. Se descubre en el excelente cartel que Vane Julián nos ha ofrecido con algunas imágenes que pudieran estar vinculadas con el doloroso, sórdido, desesperante y desigual universo, en el que «a los que aman» se les ubica en «la vida secreta de las palabras» y a quienes pretenden defenderse se les acusa de «cosas que nunca dijeron» o se les convierte en «invisibles», porque nuestro imaginario no puede concebir que «hayan viajado al corazón de la tortura».

No puede ser que tantos sigan pensando que «la mujer es cosa de hombres», pues desde esa perspectiva el «ayer no terminará nunca» y «nadie quiere ubicarse de por vida en la noche», porque a lo más acabas encontrándote sola en tu «librería» y mirando ese desgarrador «techo amarillo», mientras «mi otro yo» acaba descubriendo que eres «demasiado viejo para morir joven» y que a la postre ha convertido a «mi vida sin mí». Felizmente, y a partir de la «marea blanca», que se suscita con el compromiso e implicación de quienes nunca fueron y de quienes dejaron de ser lo que no querían, recuperamos la esperanza tejida de dignidad.

He escuchado en mi vida profesional, con respeto y veneración, relatos escalofriantes de víctimas de un machismo desenfrenado, que acababa siempre desangrando a una niña o a una mujer confiadas, en ocasiones en esos «domingos por la tarde que alguien debería prohibir». Pero nunca llegué a pensar que a donde la justicia no alcanza Isabel Coixet nos permitiría creer que con los relatos se inicia un proceso de Justicia poética, que al menos suturaría cicatrices incurables.

Sin darnos cuenta, hemos recorrido hasta 15 obras maestras de nuestra premiada, la que por cada una de ellas hubiera merecido el premio que Fundación por la Justicia en esta edición de Humans Fest le concede con más mérito para nosotros que honor para tan laureada navegante de utopías. Isabel, gracias por hacernos el honor de acompañarnos en esta edición, de aceptar un sencillo Premio para nosotros de un valor incalculable y felicidades por un trabajo y un compromiso que tantos quisiéramos en defensa de los derechos de otras, de los ningunos, a los que contigo les ofrecemos Pau i Justicia.