50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Poner puertas al mar para proteger edificios en la playa de Tavernes

Los trabajos durarán dos meses y suponen la continuación de los que se llevaron a cabo la pasada primavera

Un camión deposita arena en la zona afectada de la Goleta Levante-EMV

La maquinaria pesada regresaba ayer a la zona norte de la playa de Tavernes. Como se había comprometido, la Dirección General de la Costa, retomó los trabajos de reposición de arena en un espacio que quedó muy dañado tras los temporales del pasado mes de marzo.

Esta labor, en realidad, se inició a principios de junio pasado, lo que ocurre es que se tuvo que detener tras el enfado de Gandia, de cuya playa procede el material que se está depositando, por que la presencia de camiones y palas dañaba la imagen de la playa e incomodaba a los bañistas cuando arrancaba la temporada alta.

Entre aquellas semanas de reposición, tanto en la Goleta como en el tramo más al norte de la playa urbana, y la actuación presente ha pasado todo un verano y varios temporales de mar que hicieron que el material depositado apenas durara unos días. De hecho, este periódico ya publicó unas imágenes a principios de julio donde se apreciaba cómo solo seis días después de retirarse los operarios, el mar se engullía toda la arena que durante semanas se había estado vertiendo.

Eso no fue todo, a principios del mes de agosto, también debido a la profunda erosión que sufre la playa vallera, se formó un enorme escalón de casi dos metros de altura en una zona de unos quinientos metros en la playa urbana, concretamente en la zona del Luna Park, que provocó que se formara una playa de dos plantas.

Se estima que los trabajos actuales se alargan entre uno y dos meses con el objetivo de proteger el litoral ante futuros temporales que puedan llegar de cara a las estaciones de otoño e invierno. Más que dejar una playa adecuada para que pueda ser ocupada por los bañistas, en estos momentos se piensa en proteger las edificaciones de primera línea para tratar que la fuerza del mar no cause daños a más inmuebles.

Una cinta impide el paso a la zona donde se están realizando los trabajos Levante-EMV

El alcalde, Sergi González, destaca que "sabemos que la reposición no es una solución definitiva, por eso seguimos reclamando constantemente las soluciones estructurales que merece nuestra playa. Sin embargo, esperamos que la gran cantidad de arena que se va a reponer mitigue el efecto devastador de los temporales de invierno y proteja las edificaciones".

Se espera que entre los trabajos de la pasada primavera y los que se han iniciado ahora se viertan alrededor de 80.000 metros cúbicos de arena.

Compartir el artículo

stats