El pastel europeo del que Peter Lim apartará al VCF será aún más grande

La Uefa responde a la amenaza de la Superliga con un incremento de 450 millones en premios

El pastel europeo del que Peter Lim apartará al VCF será aún más grande

El pastel europeo del que Peter Lim apartará al VCF será aún más grande

Pascu Calabuig

El enquistamiento de Peter Lim como máximo accionista ha significado la desaparición del Valencia CF del mapa europeo del fútbol. Transcurridos cerca de diez años desde que el empresario singapurense acaparase el control del club, el equipo del murciélago ha participado únicamente en tres ediciones de la Liga de Campeones y en una de la Liga Europa después de caer eliminados de la Champions 2018/19. Una realidad que ha alejado a la entidad de las falsas promesas de la consolidación entre la élite del Viejo Continente y, sobre todo, del pastel económico que reparte la UEFA.

Hoy en día, nadie cuenta con una institución que en la última temporada previa a la etapa de Lim formaba parte del top 10 de clubes delimitado por el ranking de coeficiente UEFA. En una década, bajo la gestión del asiático, los de Mestalla ha descendido 84 puestos en la lista de los mejores equipos del continente.

Meriton Holdings recogió un Valencia que en 2014 estuvo a punto de meterse en la final de la Europa League en Turín, un club que había acumulado 96 000 puntos UEFA en el lustro anterior, y que venía participando y puntuando en las competiciones europeas de manera ininterrumpida desde la campaña 2006/07. Actualmente, en cambio, el Valencia regido desde Singapur solo ha pisado Europa en tres de ocho años con un balance de puntos UEFA raquítico, 54 000, con el 75 % de los mismos obtenidos en el periplo de la ‘doble M’ (Mateu Alemany y Marcelino García). Un rendimiento deportivo que se traduce en apenas 147 millones de euros ingresados por las competencias UEFA en todos los presupuestos confeccionados con las presidencias de Amadeo Salvo, Layhoon Chan y Anil Murthy. Por poner ejemplos comparativos con sus rivales históricos, 440 millones menos que lo ingresado por el Atlético de Madrid, 205 menos que el Sevilla FC y 40 menos que el Villarreal CF.

El olvido del Valencia en Europa se refuerza mediante su ausencia en las competiciones UEFA desde el 10 de marzo de 2020, día en el que los blanquinegros cayeron eliminados en los octavos de final de la Champions a manos de la Atalanta de Bérgamo en un coliseo de la Avenida de Suecia vacío a causa de las restricciones antiCovid. Cuatro años sin volar a tierras europeas: la peor racha desde el ascenso a Primera en 1986, y la tercera más triste desde las vividas entre finales de 1973 y 1978 y 1983 y 1989.

Después de una década de desgaste y decrecimiento para los de Mestalla, el fútbol europeo se prepara para experimentar un cambio que significará un aumento en los ingresos de los clubes más competitivos. El pastel va a ser todavía más grande en la mesa de comensales de la que Meriton ha sacado al Valencia. Mientras la Superliga pretende arrancar en 2025 con un presupuesto de 15 000 millones para tres años, el Comité Ejecutivo de la UEFA ha contestado de manera contundente con el plan ‘Unidos por el éxito 2024-2030’. A partir del curso 24/25, los nuevos formatos de Champions, Europa y Conference League implicarán incrementos en lo presupuestado, cuyo montante global ascenderá hasta los 4800 millones de euros, unos 450 más respecto al modelo actual.