Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

València se reconcilia con sus orígenes en el museo de l’Almoina

Las obras solucionarán las filtraciones del estanque y mejorarán la iluminación y la climatización - El nuevo proyecto museístico explicará de forma didáctica la historia antigua de la ciudad

La Almoina reúne, en sus diferentes capas, una completa muestra de la historia de la ciudad. f.bustamante

Alboreaba el año 1985 cuando Basílica y Ayuntamiento pactaban la construcción, a espaldas del templo, la realización de un «jardín litúrgico», porticado, que serviría para actos de culto y para paseo público; eso si, si el visitante se comportaba «con el debido respeto y decoro». Incluiría una residencia de sacerdotes, que se conectaría con la basílica por un pasadizo elevado. Se recordaba por entonces que podían aparecer restos de la València árabe y romana. Que, en caso de aparecer, se integrarían en el jardín. Al fin y al cabo, tan sólo era un solar yermo.

La nueva actuación permitirá mejorar la iluminación del complejo cultural. f.bustamante

Las excavaciones empezaron nada más acabar agosto. Debían durar diez meses. A los 30 días ya habían aparecido 23 esqueletos. Se convirtió en un foco de atracción. Los huesos estaban a la vista de cualquier visitante.

F. Bustamante Glòria Tello explicó todos los detalles del proyecto

Ahí acabó el proyecto de Jardín Litúrgico y la Almoina pasó a convertirse en el espacio con más vestigios de la València primigenia. Años después se cubrió con una lámina de agua y se abrió un centro de interpretación que, a pesar de todo, no acaba de ser el gran espacio que cabría esperar.

Cuatro meses de plazo

Para darle un empujón definitivo, el ayuntamiento presentaba ayer, a través de su delegación de Patrimonio, el nuevo proyecto de musealización de la Almoina que ha sido realizado por el diseñador Dani Nebot, y ya ha salido a licitación su implementación con un presupuesto base de 158.188,19 euros y con un tiempo de ejecución de cuatro meses, que coincidirá con el 15º aniversario de su inauguración.

El proyecto museográfico pretende, en palabras de la concejala Glòria Tello, «mejorar la comprensión de los restos romanos de nuestra ciudad y los orígenes de Valentia». La intervención prescindirá de los «audiovisuales obsoletos que ya no funcionan y que dejan un vacío explicativo en este recinto, implementando nuevos soportes más claros, actualizados y perdurables en el tiempo».

La idea es «hacerlo todo más didáctico y más gráfico, identificando de forma visual las cuatro épocas que podemos observar en este museo. Así se diferencian de forma clara las distintas alturas correspondientes a cada época, desde la más antigua a la más cercana a la superficie actual, la ciudad romana republicana, la romana imperial, la visigoda y la musulmana. Éste es un aspecto que actualmente no se identifica con claridad y se pretende facilitar mucho más la comprensión de los restos». Todo ello, con las últimas tecnologías en materia de infografía.

Tello recordó que «desde que llegamos al gobierno municipal llevamos invertidos ya más de medio millón de euros en el mantenimiento de este edificio por culpa de sus deficiencias, a las que, con estas intervenciones, queremos poner fin definitivamente. Las cosas no se hicieron bien en el año 2007, momento en que se decidió musealizar estos restos».

Junto a esta reconversión se van a llevar a cabo dos actuaciones más: acabar con el agua que gotea desde el estanque acristalado que hace las veces de techo y solucionar los defectos del sistema de climatización.

El proyecto es una forma de acabar un trabajo no rematado. «Es la recta final para que la Almoina deje de sufrir todas estas deficiencias y, también, para hacer la exposición más didáctica y entendible, tanto a vecinos y vecinas de València, como a aquellos que nos visitan de otros pueblos de nuestro territorio o de otros lugares más lejanos. En definitiva, queremos que València se reencuentre y se reconcilie con sus orígenes».

Compartir el artículo

stats