Valencia CF y Levante UD rechazan ser BIC y entorpecen el plan para desalojar a Lim

Ambos clubes piden a Conselleria que deniegue la solicitud presentada por el ayuntamiento de València a instancias de Libertad VCF

La declaración de Bien inmaterial es una fórmula legal articulada por la administración para forzar al empresario de Singapur a vender sus acciones

Protesta de aficionados de Valencia CF contra Peter Lim.

Protesta de aficionados de Valencia CF contra Peter Lim. / Eduardo Ripoll

José Miguel Vigara

José Miguel Vigara

Tanto el Valencia CF como el Levante UD, en sendos escritos planteados ante la Conselleria de Cultura han solicitado a la administración autonómica que rechace la petición iniciada por el Ayuntamiento de València, a instancias de la plataforma de aficionados Libertad VCF para el club de Mestalla, para declarar Bien de Interés Cultural a ambos equipos, en la modalidad de bien inmaterial. Esta fue una medida que propuso Libertad VCF a los grupos municipales del Ayuntamiento de València como un instrumento legal, a largo plazo, que pudiera permitir a la administración autonómica desalojar legalmente al máximo accionista Peter Lim del club de Mestalla. Forzarlo a vender si una vez declarado BIC, dejaba caer tanto al club que acababa por deteriorarse y entonces la Generalitat podía intervenirlo administrativamente. Ahora, los propios clubes han rechazado de plano esta posibilidad y le solicitan a la Conselleria que no siga adelante con el procedimiento instado por el consistorio a petición de Libertad VCF y con el asesoramiento de UVA Mestalla. En su momento, Compromís y PSPV presentaron una moción en el pleno del Ayuntamiento de València que se aprobó con los votos también de PP, Vox y Ciudadanos, esto es, por unanimidad de la corporación municipal para solicitar a Cultura que declare BIC al VCF y al LUD. Todos los políticos de la corporación explicaron que su objetivo final con esta maniobra era presionar a Lim para que venda y se marche.

Solís afirma que la petición quiere que Meriton "abandone" el accionariado

Ambos clubes basan su negativa a ser elevados a la condición de BIC en argumentos similares que tienen que ver con que tanto Levante UD como Valencia CF son empresas privadas hoy, sociedades anónimas movidas por un interés mercantil, más allá del innegable valor sentimental que tienen para sus aficionados y para la sociedad valenciana. El Valencia CF ha presentado un escrito de alegaciones muy extenso en el que argumenta también que tanto Libertad VCF como el colectivo Últimes Vesprades a Mestalla, que apoya esta solicitud de BIC, persiguen con esta declaración que Meriton "abandone el accionariado de la Sociedad". "Es evidente -afirma el escrito firmado por el director general Javier Solís-, así que tanto la postura de la Asociación, quien ha instado la solicitud de patrimonialización de la Sociedad, como la de UVA Mestalla, encargada de elaborar la Ficha de Inventario que pretende respaldar la solicitud, es completamente parcial y está sesgada por los deseos de ambas entidades por conseguir que Meriton abandone el accionariado de la Sociedad·". "Y decimos lo anterior con gran pesar, pues eso es lo que nos causa ver cómo una asociación de la que forman parte personas que en el pasado han colaborado muy activamente en proyectos culturales con el Club se alinea ahora con la Asociación para atacar de manera tan feroz al Club", argumentan los directivos de Peter Lim.

El VCF ve "inaudito" que se le compare con los Moros y Cristianos

El Valencia CF tacha de "inaudito" que se quiera equiparar al club con bienes inmateriales como las fiestas de Moros y Cristianos de la Comunitat Valenciana, el Cant de la Carxofa, el Cant de la Sibil.la de Gandia o el Canto de los Mayos de Venta del Moro. En resumen, "tanto la legislación aplicable como el repertorio de bienes culturalmente protegidos tanto por la Unesco como por la Comunitat Valenciana conducen a la conclusión de que el concepto de Bien Cultural Inmaterial no puede extenderse a una entidad privada como el Valencia Club de Fútbol, Sociedad Anónima Deportiva". Por lo demás, "es más que evidente que debemos separarnos de interpretaciones amplias y genéricas que puedan hacerse del término Bien Inmaterial pues esa clase de interpretaciones amplias abrirían la puerta a la calificación de cualquier posible objeto o sujeto como BIC, avocándonos a una clara reducción al absurdo". "La solicitud instada por la Asociación carece, por tanto, del requisito esencial y fundamental para la calificación de Bien de Interés Cultural que es estar en presencia de un “bien” en el sentido estricto de la palabra y en los términos requeridos por la Ley", reflexionan.

Los accionistas del Levante UD "no quieren que sea BIC"

Respecto al Levante UD, el escrito del secretario de la entidad granota Jorge Francisco Lucas argumenta que las sociedades anónimas deportivas no están incluidas en los preceptos de la Ley del Patrimonio Cultural Valenciano. De hecho, argumenta este directivo que entre "las clases" de bienes que podrían ser declarados BIC's en la norma autonómica citada "no figuran las sociedades anónimas deportivas". Además, dice este escrito de alegaciones del 21 de septiembre de 2023 que las empresas como el LUD tienen unos objetivos que son casi incompatibles con los de la solicitud que ha promovido el Ayuntamiento de València. Tanto que la declaración como BIC supondría "dificultades operativas en el funcionamiento de la entidad".

Y quizá más relevante, el Levante UD argumenta que declarar BIC a la entidad de Orriols "no representa la voluntad de los accionistas del Levante". Más bien, esta petición de BIC es "claramente una iniciativa hecha a medida del Valencia CF, habida cuenta de la convulsa situación que atraviesa, y en la que se ha incluido al LUD, por mera similitud deportiva pero sin que exista la más mínima justificación accionarial al encontrarse el capital del accionariado en manos valencianas".

Entrenamiento del Levante UD en la Ciudad Deportiva de Buñol.

Entrenamiento del Levante UD en la Ciudad Deportiva de Buñol. / M.A.Montesinos

Compromís solicita a Catalá que no abandone el procedimiento administrativo

Por su parte, la portavoz de Compromís en el Ayuntamiento de València, Papi Robles, acompañada del concejal Pere Fuset, ha instado hoy a la alcaldesa María José Catalá en rueda de prensa "a no abandonar el expediente para declarar BIC a los dos clubes de fútbol de la nuestra ciudad, València CF y Levante UD". El objetivo de esta declaración es "proteger todo el valor cultural de los clubes e impedir que el propietario de turno pueda cambiar el nombre de los equipos, del estadio, sus colores corporativos, los de la equipación o, incluso, cambiar el escudo o el himno, como ya ha ocurrido en distintas entidades de todo el mundo", señalan fuentes de la formación valencianista. 

Fuset ha explicado que Compromís, “desde un inicio ha querido devolver los clubes de fútbol a manos de sus aficiones, ante un modelo de fútbol moderno que los convierte en empresas sin alma únicamente enfocadas a la obtención de beneficios por parte de los sus propietarios y sin tener en cuenta a los aficionados, a los accionistas minoritarios o los intereses y necesidades de las ciudades y territorios de arraigo de los clubs”.

Por ello, ha recordado que Compromís "impulsó en el Pleno municipal del Ayuntamiento de València una declaración de BIC de los dos clubes centenarios de la ciudad, -también se hizo en Alicante con el Hércules-" y ha explicado que todos los grupos políticos de la corporación "votaron a favor, logrando la unanimidad en esta propuesta presentada por Compromís, lo que ocurrió muy rara vez durante el anterior mandato”.

Robles y Fuset han dado una rueda de prensa para analiza temas deportivos.

Robles y Fuset han dado una rueda de prensa para analiza temas deportivos. / R.L.V.

Tal como ha explicado Robles, desde Compromís "no entenderíamos que ahora Català no continuara impulsando este expediente, ya que ella misma votó a favor de la propuesta" y ha pedido que el Ayuntamiento de València "ponga por delante el interés de los clubes y de las aficiones, al interés de las directivas de los clubes y de sus intereses comerciales", tal como han evidenciado en las alegaciones en contra de la declaración de BIC que han presentado en el ayuntamiento "y que Català ha escondido", ha asegurado Robles.

Robles también ha dicho que en sus alegaciones, el VCF se centra "en atacar a la asociación Libertad València CF pero en ningún momento se refieren a las señas de identidad del club, que realmente es lo que tiene el valor cultural y representativo de una expresión del pueblo valenciano”.

"Estamos hablando", ha continuado Robles, "de determinados símbolos como el himno, el nombre del club o el escudo, y de determinadas prácticas que los aficionados y aficionadas reconocen como parte integral de su patrimonio cultural". Y sobre estas cuestiones los clubs no se pronuncian: “Solo se centran en que la BIC no afecte a sus intereses mercantiles”.

Por último, Robles ha expuesto su visión “del mundo del fútbol moderno”, en el que “hay una guerra declarada desde hace años contra las aficiones y contra el deporte en sí mismo: Los clubes gestionados como empresas al margen de la voluntad de sus aficionados”.

“La pregunta que debemos hacernos es: ¿Cuál debe ser el papel de las administraciones públicas frente a esta situación? ¿Favorecer la supervivencia del actual modelo? Desde Compromís pensamos que no, que el papel del Ayuntamiento es salvaguardar el interés de la ciudad, del club, de las aficiones y por eso es imprescindible la democratización de los clubs y protegerlos de las lógicas de mercado”, ha concluido Robles.