El ratonero valenciano, 'gos rater' en su acepción original, ya es una raza de perros oficial y reconocida internacionalmente. Así se acordó esta semana en el World Dog Show celebrado en Madrid a donde se desplazó una gran representación de estos perros para ser reconocidos y examinados por el jurado de la Federación Cinológica Internacional.

El origen de este animal se sitúa en la Comunitat Valenciana, donde se ha criado y cuidado su linaje. En concreto, la tradición arraigó especialmente en Vila-real, donde tiene la sede el Club Español del Ratonero Valenciano (Cerva), los que se han encargado de llevar la candidatura a este concurso.

De hecho, de los 16 perros y perras que se presentaron para ser reconocidos, 14 de ellos eran de Batiste Soriano, uno de las personas que ha preservado esta especie.

En el encuentro participaron más de 100 países y fue inaugurado por la Reina Sofía. Allí, según explican desde el club, se valoró esta raza como la de un perro "valiente, avisador y cazador", ya que no hay que olvidar que su apodo, 'ratonero', le viene precisamente de las funciones que el animal desarrollaba en las granjas y alquerías valencianas, "acompañano en las labores del campo a nuestros antepasados".

De hecho, el alcalde de Vila-real, José Benlloch, ha felicitado al Cerva y a su presidente, Joan Quemades, por haber dado "el impulso definitivo para mantener siempre vivo y potenciar un elemento fundamental de nuestro patrimonio cultural". "Fiel compañero, guardián de nuestra tradición agraria, el perro ratonero valenciano acaba de ser reconocido como raza internacional", anunció el primer edil. De hecho, en Vila-real ya fue reconocida esta raza como Patrimonio Culural e Histórico porque este municipio es el único que cuenta con una asociación local para fomentar y proteger la raza.

El consistorio anunció que a raíz de este reconocimiento internacional se le rendirá un homenaje a este can con una escultura "que reconocerá el trabajo y la estima de nuestra gente a esta raza".