Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell defiende su compromiso con las renovables tras destituir al alto cargo fichado para acelerarlas

Aitana Mas reviste de "normalidad" la salida del director general de Transición Ecológica y defiende que el objetivo de su reemplazo es "agilizar aún más" la resolución de expedientes para la implantación de fotovoltaicas

Reunión del pleno del Consell, este viernes en el Distrito Digital de Alicante. Levante-EMV

La vicepresidenta y portavoz del Consell, Aitana Mas, ha enmarcado dentro de la "normalidad" la destitución este viernes del director general de Transición Ecológica, Pedro Fresco, y ha asegurado que su salida, que ha atribuido a una decisión de la nueva consellera de Agricultura y Medio Ambiente, Isaura Navarro, "traslada la idea" de que el Botànic "quiere agilizar aún más" el despliegue de renovables.

Fresco fue fichado precisamente con el objetivo de acelerar el desarrollo de la energía verde en la Comunitat Valenciana y ha sido un firme defensor de este modelo, reclamando "valentía" para poder alcanzar los objetivos que marca Bruselas. El nombramiento fue responsabilidad de Mireia Mollà, antecesora de Navarro y que fue fulminada a petición de Mas tras cargar contra el atasco en la resolución de expedientes para autorizar la implantación de renovables.

El ya exdirector general ha sido una de las voces más críticas con el ritmo al que ha ido avanzando la C. Valenciana en este área y ha llegado a criticar el plan energético de Compromís, asegurando que el autoconsumo por el que aboga la estrategia de la coalición será insuficiente para alcanzar los 6.000 MW en 2030 que reclama la UE.

Con la confirmación de su destitución, Fresco ha sido más claro, acusando al plan de Compromís de bordear la "anticiencia" y de plantear unas políticas "inasumibles" para un profesional del sector.

Pese a todo, Mas ha insistido en que el "compromiso" del Botànic con la transición energética "sigue siendo igual de firme, claro y decidido". "Tenemos muy claro que hemos de llegar a una transición energética justa, que garantice una cierta soberanía energética, combata el cambio climático y sea lo más ágil posible con garantías de protección del territorio", ha apostillado.

Ese concepto de protección del territorio es precisamente el nudo gordiano de la polémica, ya que un ala de Compromís, la que se está imponiendo, apuesta por priorizar ese posible impacto ambiental. Una lucha que se ha cobrado ya cinco altos cargos, si bien en este punto Mas ha matizado que algunos "se han ido a petición propia" y no han sido "ceses arbitrarios".

"Es normal que una nueva consellera rehaga su equipo, no veo cuestiones ocultas. Es su potestad", ha recordado antes de pedir "no buscarle tres pies al gato" al goteo de destituciones.

En todo caso, la portavoz se ha remitido al decreto ómnibus como la hoja de ruta compartida por el Botànic y ha asegurado que desatascar los más de 400 expedientes para la instalación de plantas fotovoltaicas antes del 25 de enero es la máxima prioridad y el compromiso de todo el Consell.

Compartir el artículo

stats