El término municipal de la Pobla de Benifassà comprende la mancomunidad de los núcleos de la Pobla, el Ballestar, Fredes, el Boixar y Coratxar. Se localiza junto al límite provincial de Tarragona, en un sector del norte de la provincia castellonense. Estos pueblos formaron parte de la Tinença de Benifassà, un señorío creado en 1.135 a partir de la demarcación del castillo musulmán de Benifassà.

Su localización junto con el carácter accidentado provoca un aislamiento tradicional, en un territorio que se extiende por unos 13,6 km2. La orientación general del relieve obedece a la región natural de transición entre la Cadena Costero Catalana y el Sistema Ibérico: hallamos sierras paralelas con la orientación Suroeste-Noreste. Por el Sureste, se alza la sierra de la Creu (1.122 msnm), que delimita con la llanura de Vinaròs; por el sector central hallamos la sierra de Les Albardes (1.235 msnm), que actúa de divisoria de aguas entre el río de la Sénia (sur) y el afluente del río Ebro, el río Tastavins; y por el sector Noroeste se levantan las sierras de Sant Cristófol y en Canadé (1.396 msnm).

Carrer del Molí. Miguel Lorenzo

Los territorios llanos o en forma de depresiones son escasos. Destacan en ese sentido la garganta del río de la Sénia, el corredor de comunicación con el litoral, en donde discurren los barrancos del Magraner, la Tenalla y la Pobla. La depresión entre las sierras de la Creu y Les Albarades, formada por materiales sedimentarios en los fondos de valle, como consecuencia de la erosión, es la más destacada. Se encuentra a unos 800 msnm, y allí se asientan las poblaciones de la Pobla y el Ballestar.

Entre les Albarades y Sant Cristófol predominan las parameras y los relieves alomados, apenas hallamos espacios de llanuras; y la altitud media es más elevada que la anterior, por encima de los 1.000 msnm. Se localizan allí el Coratxar (1.235 msnm), Fredes (1.090 msnm) y el Boixar (1.089 msnm).

La despoblación y el proceso de envejecimiento

La evolución demográfica de la Pobla de Benifassà ha estado condicionada durante el siglo XX por una pérdida continua de población, y desde 1981 hasta hoy, por una tendencia negativa, con valores entre los 200 y 300 habitantes. En 1900 había 695 poblatans, en 1910, 748; en 1950, 571; y en 1970, 326. Desde entonces la escasa población ha sido un denominador común: en 1986, residían 259; en 1996, 206; en 2006, 252; en 2016, 209; y en 2021, 213. El 25% de los habitantes empadronados en la Pobla de Benifassà han nacido en el municipio; otro 25% en la Comunitat Valenciana; y el 13%, son extranjeros. Hay una decena de inmigrantes alemanes, franceses y británicos.

El término municipal de la Pobla de Benifassà comprende la mancomunidad de los núcleos de la Pobla, el Ballestar, Fredes, el Boixar y Coratxar

La población está envejecida. La población de más de 55 años representa el 44%, mientras que los jóvenes, con menos de 20 años, representan el 12%.

Cultivos y silvicultura en la Pobla de Benifassà

El proceso de despoblación ha ido acompañado de un retroceso continuo de la superficie cultivada. Llegó a cultivarse unas 2.500 hectáreas, mientras que en la actualidad suman unas 160 ha cultivadas. La principal área de cultivo se halla en la depresión de la Pobla y el Bellestar. Se cultiva almendro, unas 130 hectáreas en secano, además de avellano, unas 11 hectáreas, 6 ha en secano. También se cultivan de forma testimonial el viñedo (2 ha), viveros y plantas ornamentales (3 ha) y patatas (3 hectáreas).

Embassament d’Ulldecona. Miguel Lorenzo

Los bosques constituyen un elemento fundamental, más de 5.000 hectáreas, con formaciones de pinos, robles y encinas. Sobresale el hayedo de Fredes, el más meridional de la vegetación eurosiberiana.

Los pueblos de la Pobla de Benifassà

La Pobla, con menos de un centenar de vecinos, se localiza en la solana de una colina, en donde las edificaciones están apiñadas y adaptadas a la pendiente, teniendo como calle principal, el carrer Major. Está junto al curso del río Verd y sus huertas. La Iglesia de la Mare de Déu se halla en la parte alta, construida en el siglo XIII, y con una portada románica.

Lavadero en el Barranco de la Pica. Miguel Lorenzo

Al Este de La Pobla está el Ballestar. Se halla en una colina en la depresión entre las sierras de la Creu y les Albarades, con tan sólo 28 habitantes. Se halla entre bancales escalonados, irrigados con aguas de fuentes del entorno, y cultivados de almendros. Se localiza la iglesia de Sant Salvador, de reducidas dimensiones, construida en el siglo XIII.

Entre las sierras de les Albarades y Sant Cristófol, se encuentran las otras tres poblaciones: Fredes, el Boixar y Coratxar. Fredes, de 23 habitantes, está en una hoya; sus calles son llanas y relativamente anchas. Sobresale la calle de Baix y la iglesia de la Asunción. En sus proximidades hallamos la “Colonia Europea”, en el que residen extranjeros de Centroeuropa.

El Boixar, con 20 habitantes, también se encuentra en una colina, en la solana. Destacan la calle Major y el Palau con soportales, junto con la Iglesia de la Asunción. Coratxar, a unos 7 kilómetros y apenas tiene 13 habitantes, es una pequeña aldea. En ella hay una iglesia de origen medieval, la de Sant Jaume.

El Monasterio de Santa María de Benifassà

Monasterio de Santa María de Benifassà. Miguel Lorenzo

A principios del siglo XIII el rey Pedro II donó el castillo a Guillem de Cervera; éste tomó hábito en el monasterio cisterciense de Poblet, y donó el territorio de su propiedad a dicha Orden. En 1233 Jaime I ordenó construir un monasterio cisterciense bajo la advocación de Santa María.

Al Monasterio de Santa María de Benifassà se accede por la carretera CV-105 y posteriormente en dirección a Fredes por la CV-106. Se le considera la joya arquitectónica y cultural de la Tinença de Benifassà. Construida durante cinco siglos (XIII al XVIII), contiene referencias del arte románico al gótico. Es Monumento Histórico Artístico Nacional. Es una cartuja femenina desde 1967, la primera de España. Destaca su iglesia gótica construida entre los siglos XIII y XV; la torre del siglo XVII y el palacio abacial, entre los XVI y XVII.

En 1233 Jaime I ordenó construir un monasterio cisterciense bajo la advocación de Santa María.

Rutas de senderismo y lugares de interés

El sendero de Gran Recorrido GR-7, que discurre por el noreste de la comarca del Baix Maestrat. Discurre con orientación Noreste-Suroeste, por el sector septentrional del término municipal de la Pobla de Benifassà. Se adentra por el término de Castell de Cabres y alcanza Morella.

El Parque Natural de la Tinença de Benifassà constituye un reclamo de patrimonio natural excelente. Una red de senderos señalizados permite visitar los siete pueblos de la histórica Tinença: Bel, el Ballestar, Boixar, Castell de Cabres, Coratxà, Fredes y la Pobla de Benifassà. Entre las rutas existentes, destaca la visita a los bosques del Mas de Boix, el Portell de l´Infern y Salt de Robert; las Cumbres de las Minas de Hierro; y la ruta en torno al Embalse de Ulldecona, con el protagonismo del bosque mediterráneo.

Río Sénia. Miguel Lorenzo

El término municipal de la Pobla de Benifassà es un compendio de recursos etnográficos, como consecuencia de la diversidad de construcciones rurales levantadas en él. Destacamos los caminos ganaderos, los azagadores, el patrimonio hidráulico como lavaderos, abrevaderos, fuentes, norias o molinos harineros; neveras, carboneras… y la espectacular arquitectura de piedra en seco. Sobresale el Molí de l´Abat, con su puente de piedra.

El Monasterio de Santa María de Benifassà es otro lugar de gran interés cultural y paisajístico.

Como lugares de interés destacamos además las pinturas rupestres de la Cova dels Rossegadors, el Poblado íbero de la Morranda, Els Estrets, y el río de la Sénia.