El Castellonense femenino recupera la sonrisa

El equipo de Sergio Mesa se impone por 4-3 al Fénix Moncada y supera la dinámica negativa de resultados

Las jugadoras del Castellonense volvieron a celebrar un triunfo.

Las jugadoras del Castellonense volvieron a celebrar un triunfo. / Levante-EMV

Raül Barberà

El Castellonense recuperó dos sendas: la del gol -acumulaba uno en las últimas tres jornadas y ninguno en las dos anteriores -y la de un triunfo que se le resistía en el último mes -no vencía desde el 22 de octubre- en otro encuentro con muchos goles -7 en total- en el que tuvo que remontar dos veces para asestarle a un competitivo Fénix Moncada un golpe definitivo en un final de infarto que deparó un resultado de 4-3. Se da la circunstancia de que los cinco triunfos obtenidos por el Castellonense en la Liga Valenta tienen el mismo denominador: tres o más goles a favor. Frente al Fénix Moncada, único que ha sido capaz de dejar a cero al Discóbolo, líder intratable, el conjunto de Sergio Mesa se sobrepuso a cada golpe hasta conseguir tres puntos necesarios

El Fenix envió un primer aviso en el minuto 6 con un lanzamiento lejano que Meritxell -de nuevo portera improvisada por lesión de María García- envió a córner. Poco más se supo en ataque por ambos bandos. Las ribereñas robaban en la medular y transitaban a veces con cierta facilidad, pero no conseguían concretar jugadas ni realizar ningún disparo con peligro. Solo Saúco lo intentó con un remate de espaldas que llegó muy manso a las manos de la arquera, que poco después anduvo rápida evitando que la de Sant Joanet se llevara el balón en las inmediaciones del área. En un minuto dos acciones cambiaron el partido. Saúco filtró un balón para Maite y la de Carlet, sola, encaró hacia portería siendo cazada por detrás por una defensora cuando ya pisaba el área. Ni roja, ni penalti, la jugada terminó en nada. Un minuto después, en el 35, llegó el gol del Fénix que estuvo listo en la acción. Sacó rápidamente una falta y pilló a las zagueras tan descoladas, que no pudieron siquiera incomodar a la jugadora que ejecutó el remate. Sin más, terminó el primer periodo.

Tras pasar por vestuarios, el Castellonense fue con descaro a por el partido. Jenny Blasco, muy acertada en la salida desde atrás, filtró un pase medido a Saúco que no controló bien y se quedó a escasos centímetros de superar a la portera. Se redimió la delantera en el 51’ dando la asistencia en la jugada del empate en la que Maite disparó con violencia a la red. Minutos después, la arquera rival privó a Sandra de anotar el tanto de la remontada sacando una gran mano. La de Polinyà, incansable en el esfuerzo, fue protagonista de un esprint con el que rescató un balón que se perdía por la línea de fondo; levantó la vista y lo puso en el área pequeña donde apareció Saúco para anotar de espaldas y con la espuela un golazo para la remontada, 2-1. El Fénix, cual animal mitológico, se regeneró rápido y en cuatro minutos -del 76 al 80- pasó de muerto a vivo con dos goles. El primero con un tiro lejano que sorprendió a Meritxell y el segundo tras un centro en el que la defensa concedió demasiadas facilidades. Restaban diez minutos, el marcador era de 2-3 y la empresa era difícil, pero las de Mesa ya lo habían hecho una vez. El Fénix pudo sentenciar con un tiro escorado que lamió el palo y dejó con vida al Castellonense que supo sacar partido al balón parado, clave en el triunfo final. En el 82’ Nerea ejecutó desde la esquina, el balón le cayó a Jenny y la central, rodeada de rivales, se inventó un pase que Sandra convirtió en el 3-3. Con el crono marcando el 89’, de nuevo Nerea fue la encargada de poner en juego un córner que despejó la guardameta con poca potencia y demasiado centrado. Ahí apareció Lleó para, al bote pronto, meter el balón por toda la escuadra y establecer el 4-3. Con la moral por las nubes, la próxima jornada las ribereñas visitarán Xàtiva para enfrentarse al Racing, que tan solo contabiliza una victoria en once jornadas.