Una cirugía pionera a un bebé de nueve meses en València

Un equipo multidisciplinar de IMED Valencia ha realizado una craneosinostosis a un paciente de nueve meses

La intervención ha despertado el interés de la comunidad médica

Equipo médico de IMED Valencia mientras realiza la craneosinostosis a un bebé de nueve meses.

Equipo médico de IMED Valencia mientras realiza la craneosinostosis a un bebé de nueve meses. / ED

La craneosinostosis es una patalogía padecida por algunos recién nacidos que experimentan un cierre prematuro de sus suturas craneales, un síntoma que puede generar problemas en el desarrollo del cráneo y el cerebro del bebé. El síntoma más evidente es una deformación en la cabeza porque ésta sigue creciendo, aunque el principal problema es que impide el desarrollo habitual del cerebro

La solución médica consiste en una cirugía pionera e innovadora que, por primera vez, se ha llevado a cabo en el grupo IMED, concretamente en IMED Valencia. Allí se ha realizado una operación de remodelación craneal y fronto-orbitaria completa a cargo de un equipo multidisciplinar del que han formado parte los cirujanos maxilofaciales,de la Unidad IMED Dental, el Dr. Diego Cebreros Rosas y la Dra. María del Mar García-San Segundo, y la neurocirujana, la Dra. Pilar Garrido García. 

Cómo es la craneosinostosis

La operación para combatir la craneosinostosis tuvo un duración de siete horas de duración, las que cabe sumar las horas previas de preparación anestésica. En este caso concreto, el paciente presenta una trigonocefalia, es decir, “un cierre prematuro de la sutura metópica, y esto forma un cráneo en forma de quilla o de triangulo”, explica el Dr. Cebreros.

La intervención consiste en un remodelado craneal y fronto-orbiatorio completo. Como explica el cirujano maxilofacial, “junto con los neurocirujanos, se retira el hueso frontal, parte de los parietales, y se hace una banda completa fronto-orbitaria”. A continuación se saca el cráneo del paciente, se remodela en la mesa y se vuelve a colocar dentro con unas placas reabsorbibles, con el objetivo de “volver a formar completamente el cráneo del bebé con una forma más redonda”. 

Atención de la comunidad médica

Al ser una intervención pionera, la cirugía “generó un gran interés” entre la comunidad médica, explican desde IMED Valencia. De hecho, varios profesionales sanitarios se han interesado por el procedimiento y sus resultados. 

Se trata de un paso más del grupo hospitalario IMED, que refleja su capacidad para afrontar procedimientos de alta complejidad y que requieren la participación de distintas especialidades y de equipos multidisciplinares. Estos factores han llevado al hospital valenciano a situarse entre los mejores hospitales de España. 

Antes de los seis meses

Se trata de una cirugía a realizar entre el nacimiento y los primeros seis meses para solucionar la craneosinostosos; una “patología habitual”, comenta a Levante-EMV la neurocirujana, la Dra. Pilar Garrido, aunque en esta ocasión se trata de la metópica; “la segunda más frecuente después de la sagital”. 

La doctora explica que existe otra técnica “mucho menos invasiva”: la suturectomía asistida por endoscopia, mediante la cual sólo se retira el hueso a través de una incisión frontal detrás del pelo. Sin embargo, “una vez pasado el tiempo, cuando el cráneo está más formado, es preciso la remodelación fronto-orbitaria -, continúa -. Si no se trata esta patología, pueden tener problemas de estrabismo y el hecho de que los frontales estén reducidos en su tamaño puede llevar a problemas neurológicos o alteraciones de la conducta”. 

En definitiva, las diferentes cirugías contribuyen positivamente a la salud del paciente: “Se ve mucha mejoría después de las cirugías”, concluye la Dra. García.