"Hay un menosprecio general a la inteligencia de las mujeres"

Sole Giménez inició su carrera musical con sólo once años. Hasta 2006, y durante 23 años, fue vocalista del grupo Presuntos Implicados, con el que grabó once discos como compositora y letrista. Sin embargo, hace 18 años, decidió emprender su camino en solitario por «necesidad vital». Tras cuatro décadas encima de los escenarios, regresa a València un año después con su gira «Celebración». 

Sole Giménez.

Sole Giménez. / Víctor Cucart.

Sole Giménez regresa el próximo 10 de febrero a Les Arts, es decir, un año después de su último concierto, para seguir celebrando sus 40 años en el mundo de la música. A lo largo de estas cuatro décadas, la artista ha interpretado grandes éxitos como «Todas las flores» o «Como hemos cambiado». 

Regresas a València un año después de tu último concierto, ¿qué recuerdas de aquel espectáculo?

Tengo unos recuerdos maravillosos, realmente increíbles y únicos. En esta ocasión va a ser diferente, pero también vamos a a pasar una noche maravillosa y estupenda porque todo lo que tenemos en marcha va a conseguir que sea muy bonita y muy inolvidable para todos los que estemos allí. Será más relajada bajo mi punto de vista, porque aquella noche fue con mucha tensión. Se grababa el disco, se grababan también imágenes para un documental que va a salir dentro de poco...

Al fin y al cabo, ¿continuará siendo una celebración?

Vamos a seguir celebrando. Un concierto tiene que emocionar, tiene que vibrar, que que te salte la lagrimita, pero también saltar de alegría. Eso es lo que vamos a hacer. Vamos a conseguir todas esas cosas y no lo conseguimos solo nosotros, los que estamos encima del escenario, también los que están de público, que también hacen mucho para que eso ocurra. Va a ser una celebración absoluta.

Y cuatro décadas después ¿siguen existiendo esos nervios previos a salir al escenario?

En una ocasión como esta dese luego que sí, pero no son demasiados ni paralizantes, pero sí motivadores. Creo que son nervios, que te ayudan. Son nervios de emoción, de alegría, de que todo salga bien... Sí que siguen existiendo.

¿No habrá sido fácil mantenerse durante 40 años?

¿Tú qué crees? Además, siendo mujer en esta profesión no es fácil. No ha sido fácil ni sigue siendo. Por una parte, tengo la suerte de que hay público que sigue eligiendo venir a estos conciertos, comprar y escuchar música. Tengo esa suerte. Por otra parte, sigo teniendo ilusión. Merece todo mucho la pena.

Comentabas que siendo mujer no ha sido fácil ¿cuáles son las trabas a las que te has enfrentado?

En general, el hecho de que no te dieran crédito. Por el hecho de ser mujer, ¿cómo vas a saber hacer esto? ¿Cómo vas a opinar sobre esto? Hay un menosprecio en general a tu inteligencia. Siempre ha sobrevolado el hecho de no creer en mí por el hecho de ser mujer. ¿Cómo vas a ver esto? ¿cómo vas a...? Como si no estuviéramos capacitadas.

¿Has tenido que demostrar más?

A veces, como si fuéramos niñas. La palabra paternalismo embarca ese sentimiento que yo he tenido a lo largo de muchos años en la música. El paternalismo con el que te tratan porque parece que tú seas menor.

Por suerte, parece que va cambiando y ya hay más mujeres dentro del panorama musical.

Sí, pero no todas las que se necesitan porque músicas, ingenieras o productoras sigue sin haber. La música es mucho más de lo que se ve. Se ve una actuación, pero realmente la música se construye con equipos y en esos equipos todavía faltan mujeres. Pero evidentemente las mujeres van tomando posiciones. En 40 años no ha cambiado todo lo que yo creo que tendría que haber cambiado. Todavía falta mucho recorrido que hacer.

Y volviendo un poco al concierto, sólo has podido elegir algunas canciones de toda esta trayectoria. ¿Cómo has decidido cuáles escoger?

Pensando mucho en el público para que esto sea una celebración con el público que viene a vernos. Hay canciones que hace 18 años que no cantaba porque, cuando dejé Presuntos Implicados, el grupo siguió con otra cantante. Por respeto, ese repertorio se lo dejé a ellos, salvo mis canciones que también son muy conocidas como «Como hemos cambiado» o «Mi pequeño tesoro», que yo he escrito o he compuesto. Estas estaban conmigo, pero el resto de repertorios lo dejé y no volví a cantarlo prácticamente hasta ahora. Hay un poquito de todo, un poquito de de la parte de Presuntos, pero también de mi carrera en solitario. Tengo diez discos maravillosos con unas canciones increíbles. Parte de ese repertorio tenía que estar.

¿Cómo viviste abandonar Presuntos Implicados?

De manera un poco dramática porque yo no sabía si seguir o no, ya que estaba desfundada. Poco a poco empecé a cobrar un poquito más de energía y de vida y seguí como el que se tira a la piscina y no sabe que hay agua. Con constancia, trabajo, ejercicio y cabezonería aquí sigo 40 años ya.

¿Crees que era necesario ese cambio?

Si lo hice era era por por absoluta necesidad vital.

La gira se llama «Celebración». ¿Cómo sueles celebrar las cosas buenas que te pasan?

Llevando a mis amigos, a mi gente y celebrándolo con ellos porque no conozco otra cosa mejor que celebrar con los que te quieren y a los que quieres.

¿Qué dirías que es lo que más te ha marcado estas cuatro décadas?

La música con todo lo que eso significa. La música, la profesión, la manera de entender la vida a través de la música... Todo en la música me ha vertebrado y lo seguirá haciendo el resto de mi vida.

Sé que es complicado pero ¿cuál es la canción o las canciones a las que más cariño le tienes?

Yo he hecho muchas canciones prácticamente autobiográficas. Te pones a cantarlas y a contar una parte de tu propia vida y a esas les tengo mucho cariño. También hay canciones que no son mías, pero que me parecen de una belleza extraordinaria y las llevo cantando tiempo. Por ejemplo, alguna de Serrat y tal y les tengo un cariño especial.

¿Y hay alguna que le tienes un poco de manía?

¿Manía? No, porque a las que les he podido tener manía no las tengo en el repertorio. Yo elijo las canciones y las canciones que canto son porque me entusiasman.

Hace unos días participaste en el programa «La Mejor Generación» e interpretaste «Volverá» de Dani Martín. Decías que esa canción tenía un significado muy especial.

Mi hija, cuando era pequeña, empezaba a cantar El canto del Loco. A mis hijos, y sobre todo mi hija que es un poco más mayor, le gustaba mucho y le tengo especial cariño a toda esa música que compartíamos. Dani es un amor de chico. Hice una canción preciosa para un disco en el que colaboró y le tengo mucho cariño.

¿Y qué sientes cuando interpretan tus canciones?

No hay mucha gente que haya interpretado mis canciones, pero siempre me ha sorprendido el enfoque que le dan. Me gusta mucho verlas interpretadas por otros porque aprendo mucho de esas interpretaciones que yo las hago diferentes.

Eso es la magia de la música, que cada uno hace suya la canción.

Para mí la magia de la música es que está viva, que está totalmente viva. 

Supongo que dejar los escenarios todavía no lo tienes en mente.

Ni quiero ni me lo puedo permitir. Por salud ni por muchas cosas.

¿En algún momento has necesitado ayuda para hacerle frente a toda esta vorágine?

Yo creo que hay que ir al psicólogo a menudo, aunque no tengas grandes problemas. Y, por supuesto, si tienes grandes problemas. Yo creo que la educación que tenemos no nos ayuda a a a normalizar nuestros propios problemas y no tenemos herramientas para solucionarlos. La psicología es una gran ayuda para adquirir esas herramientas y seguir afrontando cosas en esta vida.