Agentes de la Policía Nacional han detenido en València a dos jóvenes, de 18 y 19 años, tras golpear brutalmente a una mujer para arrebatarle su teléfono móvil. A causa de la agresión, la víctima perdió tres piezas dentales y estuvo ingresada durante varios días en un centro hospitalario, según ha informado Jefatura en un comunicado.

Los hechos ocurrieron el jueves, sobre las dos de la madrugada, en el distrito valenciano de Centro, cuando una mujer que iba paseando por la zona fue abordada por la espalda por un varón que intentó arrebatarle el teléfono móvil mientras realizaba una llamada. En un momento dado, el hombre le propinó un puñetazo en el rostro a la mujer que la hizo desplomarse. En ese instante, con la ayuda de otro joven, comenzaron a darle patadas en la cabeza y en otras partes del cuerpo hasta que consiguieron arrebatarle el teléfono y emprendieron la huida.

Tendida en el suelo y sangrando

A causa de la agresión, la víctima quedó tendida en el suelo, sangrando abundantemente por la boca, tras haber perdido tres piezas dentales.

Gracias a la colaboración ciudadana, los agentes recabaron información de las características físicas de los presuntos agresores y la dirección hacia la que había huido. Consiguieron localizarlos en las inmediaciones y recuperaron el terminal sustraído, que fue devuelto a su legítima propietaria.

Durante las pesquisas, los agentes averiguaron que los sospechosos habrían actuado de forma coordinada. Al parecer, mientras uno propinaba golpes a la víctima para arrebatarle el teléfono móvil, el otro vigilaba las inmediaciones para evitar ser observados.

Fruto de la agresión, la víctima fue traslada a un centro hospitalario de Valencia donde fue intervenida quirúrgicamente y estuvo varios días ingresada. Por estos hechos, los hombres, de origen argelino y marroquí, fueron detenidos como presuntos autores de un delito de robo con violencia, de lesiones graves y de pertenencia a grupo criminal. Los arrestados, ambos con antecedentes policiales, han pasado a disposición judicial y el juez ha decretado su ingreso en prisión.