Una docena de incendios, un pirómano y un problema por resolver

Las Fuerzas de Seguridad investigan la autoría sin perder de vista al último detenido

La playa del Saler sumergida en la gran columna de humo provocada por las llamas del incendio

JM LÓPEZ

El bosque de la Devesa, parque natural junto al aledaño lago de l'Albufera, está siendo duramente golpeado por los incendios desde hace meses y aún ayer, en pleno invierno, fue objeto del enésimo ataque. Hasta ahora no ha habido daños personales que lamentar pero los daños medioambientales van en aumento. El fuego declarado hoy, de hecho es el más virulento de una serie que comenzó en el verano, siguió en otoño y sigue viva en el mes de febrero. Y lo peor es que se sabe que son intencionados y no parece encontrarse la solución.

Había un pirómano

Los incendios del verano y los que se produjeron en las primeras semanas del otoño no dejaban dudas de que la mano del hombre estaba detrás. Focos al lado de las carreteras y uno de ellos justo a la hora que debía pasar la vuelta ciclista. Era evidente que había un pirómano y así lo verbalizó la alcaldesa, María José Catalá, que pidió mayor presión de los cuerpos de seguridad para dar con el culpable.

Incendio declarado recientemente en El Saler.

Incendio declarado recientemente en El Saler. / Levante-EMV

Tanto es así que a finales de octubre era detenido un abogado de 59 años, residente en las fincas de El Saler, como presunto autor del último incendio por entonces, que se había producido días antes, y probablemente de toda la serie que lo precedió. El juez decretó prisión para él por la alarma social y parecía que el caso se había resuelto.

Un mes después, sin embargo, el juez decretó su puesta en libertad y dictó una orden de alejamiento del bosque, tal como había pedido el Ayuntamiento de València, que temía que se produjera una vuelta a las andadas.

La serie continúa

Desde entonces ya se han producido dos incendios más. El primero a mediados de enero y el de ayer, que ha sido el más duro para el parque de la Devesa y para los vecinos, que han tenido que ser mayoritariamente desalojados de sus viviendas. Ya con el anterior incendio todas las miradas se volvieron sobre el detenido y posteriormente puesto en libertad, al que la Guardia Civil vigila de cerca, pero nada le implica en estos nuevos incendios. Y ahora ha llegado un segundo sin que por el momento haya nuevos avances en la investigación. Es decir, el caso está sin resolver a falta de lo que digan las fuerzas de seguridad en las próximas horas.