El incendio afectó a las cinco bombas que evacuan el agua del túnel del AVE

Al no funcionar los sistemas de achique el subterráneo se inundó por el nivel freático de València, con agua a partir de cinco a diez metros de profundidad

La policía científica descarta «cualquier ilícito penal» -un sabotaje- tras una primera inspección del túnel

El túnel de San Isidro de alta velocidad en el momento de máxima inundación. Las vías apenas se adivinan en el agua.

El túnel de San Isidro de alta velocidad en el momento de máxima inundación. Las vías apenas se adivinan en el agua. / Adif

El túnel de 1.094 metros de la línea de alta velocidad València-Madrid que se inicia en el barrio de Sant Isidre y atraviesa en subterráneo los barrios de Sant Marcel·lí y Camí Reial para acceder a la estación Joaquín Sorolla se quedó completamente inundado desde la madrugada del sábado al domingo al fallar las cinco bombas de evacuación de agua de las que está dotado el túnel

Unas bombas necesarias, como se pudo comprobar el domingo, porque el nivel freático es un problema habitual en todas las obras de ingeniería en la ciudad de València. Y los tres túneles del Nudo Sur construidos para la llegada del AVE a València el 18 diciembre de 2010 (uno para alta velocidad, otro para Cercanías y otro para mercancías) no escapan a esta obligación de bombear continuamente el agua que se encuentra a una profundidad de 5 a 9 metros para evitar que las infraestructuras se llenen de agua, como sucedió la madrugada del domingo.

Circuito y bombas de reserva

Y ese fue el problema que se produjo el pasado sábado. Las cinco bombas habilitadas para evitar que el túnel se inunde quedaron inhabilitadas debido al incendio en una arqueta, según explican fuentes de Adif. Con sólo una de estas bombas se puede evacuar o aliviar toda el agua acumulada en el túnel. También existe un doble circuito y bombas de reserva para afrontar los grandes episodios de lluvias que suelen ser habituales en València. En trece años de funcionamiento nunca se habían registrado problemas en el túnel de entrada de la alta velocidad. 

El tunel de Sant Isidre tras retirar el agua acumulada en el subterráneo por el fallo de las cinco bombas extractivas.

El tunel de Sant Isidre tras retirar el agua acumulada en el subterráneo por el fallo de las cinco bombas extractivas. / Adif

El problema que se produjo el domingo es que la arqueta incendiada afectó a las cinco bombas habilitadas por lo que el agua, que tiene memoria como recuerdan los ingenieros, inundó por completo el túnel lo que impedía la circulación de todos los trenes de alta velocidad con llegada o salida de València. Fuentes oficiales detallaron que «la circulación se suspendió a las 03.46 horas del domingo entre la bifurcación de Xátiva (la línea que continua hacia el sur que no se pondrá en marcha hasta la entrada en servicio del AVE regional) y València Joaquín Sorolla por la acumulación de agua (llegó a alcanzar los 80 cm) sobre el carril en el túnel de acceso de alta velocidad a Valencia».

La acumulación de agua se debía a que las bombas habían dejado de funcionar por «el incendio en una arqueta que afectó a las bombas que achican el agua del túnel». El incendio se pudo sofocar «a las 6.05 horas», aunque el humo dejó impracticable el túnel hasta bien entrada la mañana. Para retirar el agua, los responsables de Adif activaron diferentes alternativas: «un camión bomba para sacar el agua y la reparación de la instalación que afectaba a las bombas». Aunque finalmente se optó por «montar una bomba auxiliar» de grandes dimensiones que se tuvo que trasladar con una grúa especial y que pudo comenzar a trabajar alrededor del mediodía. 

Inicio del túnel, inundado en el centro de la imagen pero sin agua en la parte superior,  de San Isidro que comienza en el barrio del mismo nombre y transcurre por debajo de Sant Marcel·lí y Camí Reial.

Inicio del túnel, inundado en el centro de la imagen pero sin agua en la parte superior, de San Isidro que comienza en el barrio del mismo nombre y transcurre por debajo de Sant Marcel·lí y Camí Reial. / Adif

Los trabajos de esta primera bomba auxiliar se reforzaron con otras dos bombas auxiliares adicionales que permitieron adelantar la evacuación completa del agua que inundaba las vías antes de la hora prevista. La circulación se pudo retomar a las 5 de la mañana de ayer y todos los trayectos circularon sin problemas durante la jornada del lunes.

Inspección ocular de la Policía

Durante el domingo agentes del laboratorio de actuaciones especiales de la Policía Científica del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) inspeccionaron la zona del incendio para colaborar en la investigación abierta por Adif para determinar las causas. Fuentes oficiales de la Policía señalaron a Levante-EMV que tras la primera inspección confirmaron que «no habían detectado indicios de ilícito penal». Es decir que inicialmente se descarta que el incendio fuera intencionado o se debiera a un sabotaje, como se llegó a insinuar el domingo, sin pruebas, para supuestamente impedir el voto a «viajeros que volvían a Madrid». Aunque, como resulta obvio, el incidente también afectó a viajeros de Madrid a València.