Horizontes

Lluvia de millones para la reconversión industrial de Sagunt

Tras el desembarco de Mercadona con un megacentro logístico y Volkswagen para construir una gigafactoría de baterías destinadas al coche eléctrico, la ciudad valenciana se ha convertido en un hervidero de proyectos e inversiones

Recreación de la primera gigafactoria de VW en Alemania, que va a ser como la de Sagunt.

Recreación de la primera gigafactoria de VW en Alemania, que va a ser como la de Sagunt. / LEVANTE-EMV

Sagunt está inmersa en una auténtica revolución industrial con inversiones multimillonarias tras décadas de travesía por el desierto. El empujón definitivo lo ha dado la apuesta de la multinacional Volkswagen (VW) con la instalación de su segunda gigafactoría europea de baterías y una inversión de más de 3.000 millones de euros en una primera fase que puede llegar hasta los 4.500 millones en una segunda. Iberdrola está destinando otros 500 millones a la instalación de una megaplanta fotovoltaica que cubrirá el 30 % de las necesidades energéticas de la gigafactoría de baterías. A esta lluvia de millones hay que sumar las del parque de proveedores de PowerCo, filial de baterías de Volkswagen. El área industrial Parc Sagunt, que es donde se va a levantar la gigafactoría, concentra una inversión pública de más de 550 millones y privada de 4.000 millones.

Sagunt fue durante buena parte del siglo XX un gran polo empresarial gracias a la industria del acero. La reconversión industrial de los años 80 conllevó su declive con el cierre de los altos hornos. En ese momento, fue declarada zona preferente de localización industrial y atrajo a empresas químicas, metalúrgicas y agroalimentarias, aunque no recuperó el brío anterior.

Acto de inicio de las obras

A la izquierda, acto de inicio de las obras con Felipe V, Pedro Sánchez y Ximo Puig. / Activos

Punto de inflexión

El proceso se intentó relanzar en la primera década del siglo XXI con la ampliación del puerto comercial y, sobre todo, con lo que iba a ser uno de los mayores parques industriales de Europa: Parc Sagunt. La Administración impulsó un área industrial en Parc Sagunt con «15 millones de metros cuadrados» que iba a estar dividida en cuatro distritos: acero, pymes, química e industria. Este proyecto se puso en manos de la sociedad Parc Empresarial de Sagunt SL (constituida por la Generalitat Valenciana y el Estado). Sin embargo, todo se vino abajo con el estallido de la crisis financiera de 2008 y la zona pasó a ser un polígono infrautilizado e inacabado.

En 2016 se produjo un punto de inflexión cuando Mercadona apostó por abrir en Parc Sagunt I un megacentro logístico que conlleva una inversión global de 320 millones. El movimiento de la cadena de alimentación atrajo a su red de proveedores. Tras la entrada de Mercadona, Espacios Económicos Empresariales (ente al 50% del Estado y la Generalitat Valenciana que gestiona el área) vendió casi todo el suelo. Con el dinero obtenido compró cinco millones de metros cuadrados para desarrollar Parc Sagunt II. Esa disponibilidad de suelo junto al puerto comercial de Sagunt, con conexión ferroviaria y por autovía con el centro y el norte de España, fue clave para la decisión de VW.

La Administración invirtió 130 millones en el desarrollo de Parc Sagunt I. Mercadona y el resto de las empresas que compraron parcelas están invirtiendo otros 500 millones y han generado mil empleos directos. Espacios Económicos Empresariales ha adjudicado un total de 1.788.999 metros cuadrados y solo quedan disponibles 38.071 (repartidos en dos parcelas pequeñas).

El espaldarazo definitivo a la reindustrialización de Sagunt lo ha dado Volkswagen al incluir a la capital de Camp de Morvedre en sus planes de producción del coche eléctrico en sus plantas del sur de Europa. El proyecto se denomina Future: fast forward y VW está invirtiendo en España 10.000 millones junto con otras 62 empresas para promover la electrificación de sus plantas de automóviles en Landaben (Navarra) y Martorell (Barcelona). Esto incluye la instalación de la fábrica de baterías en Sagunt (lo que supone una inversión de 3.000 millones) con el fin de alcanzar una producción anual de 40 GWh para equipar 800.000 vehículos al año.

Terrenos que ocupará la futura gugafactoría de Volkswagen en Sagunt.

Terrenos que ocupará la futura gigafactoría de Volkswagen en Sagunt. / Activos

La unión temporal de empresas (UTE) Rover, Serranía y la UTE formada por Becsa, Pavasal y Grupo Bertolín se adjudicaron en julio las obras del proyecto de urbanización de Parc Sagunt II que implican una inversión de 226 millones. Los trabajos se van a ejecutar de forma paralela a los de la construcción en sí de la gigafactoría, que Volkswagen está a punto de adjudicar. Mako Mira, presidenta de Espacios Económicos Empresariales y secretaria autonómica de Economía, precisa que «el objetivo es que el suelo esté urbanizado lo antes posible. Se trata de la urbanización en Parc Sagunt II de 3,55 millones de metros cuadrados, de los que VW ha comprado 1,27 millones. La fecha prevista de urbanización es 2024, y la del inicio de la producción de baterías, 2026».

Mira precisa sobre el impacto económico que va a tener la gigafactoría que, «al tratarse de inversión productiva, puede suponer multiplicar por 1,7 cada euro invertido». Es decir, que los 3.000 millones generarán un aumento del PIB de 5.100 millones del PIB. A nivel sectorial, arrastrará a los sectores energético, químico, electrónico, metalmecánico, energético, de transporte, de vehículos y de plástico. La Comunitat Valenciana, según estimaciones de la Fundación BBVA, tenía un estoc de capital neto de 427.924 millones en 2020. La inversión de la factoría de VW puede generar un alza del crecimiento del PIB potencial de al menos el 0,21%.

Un proyecto de estas características, al ser una iniciativa industrial de alto valor tecnológico, crea empleo muy cualificado, lo que implica salarios más elevados gracias a los incrementos de productividad. El empleo directo e inducido que se generará gracias a la gigafactoría, una vez produzca baterías, se estima entre 13.400 y 16.400 personas, de las que 3.300 serán resultado directo de la inversión. Sin embargo, durante la construcción de la factoría, habrá entre 30.500 y 37.400 trabajadores.

Ante estas cifras de vértigo, desde la Administración local y la autonómica se trabaja para que la oferta formativa ofrecida se adapte cuanto antes a los perfiles que se van a generar, especialmente en el área de Sagunt y su entorno. En esa tarea se han implicado la asociación empresarial comarcal (Asecam), CC OO y UGT, profesionales del sector e instituciones como la Universitat de València, que acaba de abrir una sede en la ciudad.

Mientras nuevas empresas atraídas hace años acaban de instalarse en la ciudad, como Quimi Romar SL, y otras prevén empezar a hacerlo en 2024, como Tempe, el municipio es un hervidero de proyectos empresariales. Muchos están en fase de contactos o de estudio, como reconocen tanto el alcalde, Darío Moreno, como la presidenta de la Asociación Empresarial del Camp de Morvedre, Cristina Plumed.

No obstante, en el sector inmobiliario ya se ha notado el «efecto Volkswagen», pues, desde que se anunció su instalación a finales de marzo de 2022 y en solo unos meses, las operaciones recuperaron el ritmo de antes del estallido de la burbuja al crecer el 45% entre la primavera y el verano de ese año, mientras los precios subían el 8,7 %, según los datos del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. Detrás de ese efecto no solo hubo grandes capitales, pues muchos pequeños inversores locales compraron pisos de segunda mano para rehabilitarlos y ofrecerlos a los empleados que levanten la gigafactoría o den forma a la urbanización del polígono donde se instalará.

Todo esto tiró al alza de unos precios que iniciaron esta subida en diciembre de 2021, cuando se hizo pública la apuesta de Volkswagen por la capital del Camp de Morverdre y eso se tradujo en aumentos del 12% en el precio medio de la vivienda. Entonces ya comenzó el interés de inversores foráneos y propios.

La misma dinámica se repitió cuando la multinacional alemana confirmó en noviembre de 2022 su multimillonaria inversión, pues esto se tradujo en aumentos de entre el 10 % y el 15%, según las estimaciones municipales de acuerdo con información manejada por profesionales del sector.

De hecho, como informó Levante-EMV, la tasadora Tinsa detectó hace medio año un «sobrecalentamiento» en el mercado inmobiliario entre Canet d’En Berenguer y Alboraia con una subida de precios y compraventas «particularmente intenso en un corto espacio de tiempo» que sus expertos ligaban al «efecto gigafactoría»; un incremento que dejaba Canet d’En Berenguer como la sexta población costera española donde más había subido el precio de la vivienda y Sagunt, la novena.

Reactivación

Esa reactivación del sector del ‘ladrillo’ comenzó varios años atrás y se ha traducido en promociones de fincas y unifamiliares impulsadas por empresas de reconocido prestigio como Metrovacesa, Prygesa, Zardoya, Pascual o White Investing. Todas ellas han puesto en el mercado más de 600 viviendas de obra nueva, que están vendidas prácticamente al 100%.

En estos momentos, tanto cerca de la playa del Port de Sagunt como en la zona que lo une con el núcleo histórico de la ciudad no faltan grúas que levantan fincas.

Pero la ciudad aún dispone de suelo libre capaz de albergar unas 18.000 viviendas, de acuerdo con el actual Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), como apuntaba hace unos meses el alcalde. Gran parte de esa bolsa de terrenos son ya solares, pues la crisis de 2008 dejó amplias zonas residenciales urbanizadas, pero vacías. En una de éstas y «con tal de no dejar a nadie al lado», el ayuntamiento cedió suelo hace un tiempo a la Generalitat para que ésta pueda construir casi 300 inmuebles para alquiler asequible; unos pisos que se sumarían al amplio parque público impulsado en la ciudad hace décadas, cuando a finales de los años 60 se esperaba la llegada de la IV Planta Siderúrgica, que nunca se produjo.

La alta demanda de alquileres y plazas hoteleras también es un hecho desde que Mercadona puso de nuevo Sagunt en el mapa de la inversión, cuando la escogió en 2016 como sede de su mayor centro logístico en España. Así lo confirmaba a este diario Kiko Martínez, gerente de una empresa saguntina con décadas de experiencia en la gestión de patrimonios inmobiliarios, Global Propiedad. «La apuesta de Mercadona por Parc Sagunt I y la posterior atracción de otras empresas ya supuso un fuerte incremento a este nivel que ahora, con la llegada de Volkswagen, se ha visto reforzado», apuntaba confirmando la escasa oferta existente en la actualidad.

Esto explica que se esté construyendo toda una finca entre los dos núcleos de la ciudad cuyo destino será el alquiler, algo con precedentes locales, pero pocos.

También cerca de allí está en obras un proyecto que llevaba años gestándose, pero que ahora ha visto relanzadas sus previsiones de negocio: Un hotel con un concepto novedoso en la localidad, pues ofrecerá un total de 162 habitaciones más 47 apartamentos destinados al co-living. Esta iniciativa, con una inversión cercana a los 20 millones de euros, se suma a otro hotel de obra nueva de cuatro estrellas, que se ha previsto levantar con 260 habitaciones. 

Proyectos en estudio

Tampoco faltan proyectos inmobiliarios en estudio o fase de licencia, no sólo en Sagunt, también en Canet d’En Berenguer y otras localidades cercanas, tanto en El Camp de Morvedre como en L’Horta Nord.

Con todo, distintos profesionales creen que todavía están por venir nuevas iniciativas a todos los niveles. La presidenta de la asociación comarcal de empresarios, Cristina Plumed, es una de ellas. «Nos queda aún mucha transformación por hacer. Hemos de crecer en inversiones inmobiliarias y hay muchas empresas pendientes de instalarse en Sagunt, lo cual es muy bueno», asegura.

«El asentamiento de Volkswagen y otras industrias hace prever una necesidad a medio plazo de un parque considerable de vivienda de obra nueva, así como servicios e infraestructuras», añadía Kiko Martínez.

También los hay que tienen claro que la gigafactoría «es la oportunidad del siglo para Sagunt y no podemos dejarla escapar». Así se pronunciaba Manuel Chang, consejero delegado de Saguntcenter, la empresa que impulsó hace años el primer centro comercial, L’Epicentre. «Vamos en el buen camino, pero hay que ir a hechos, que se consiguen trabajando en equipo, tanto el sector privado como el público, a pico y pala», afirma.

Nuevas infraestructuras

Para avanzar en dotaciones, en la ciudad se negocia con la Generalitat y el Estado para lograr nuevas infraestructuras

Apuesta de la Generalitat

, se ha hecho una firme apuesta por el proyecto de Volkswagen, por más que haya habido un cambio político en el Consell.

De los más de 400 millones de euros de inversión pública en Parc Sagunt II, 165 millones son recursos propios de la Generalitat ejecutados a través de Espacios Económicos Empresariales para el movimiento inicial de tierras, 61 millones para los viales y 94 millones para la estación intermodal que conectará el puerto comercial con la gigafactoría y la red ferroviaria. A ellos se suman 25 millones de euros para la construcción de una depuradora y más de 35 millones de euros para el centro de formación Campus Battery para los futuros trabajadores de la planta.

A principios de este mes de noviembre, el Consell autorizó la contratación de las obras de la fase uno de la plataforma intermodal de Parc Sagunt II y el proyecto de construcción de la urbanización interior. De este modo, el Gobierno valenciano ha adelantado la financiación de la obra con recursos propios para cumplir con el compromiso adquirido con Volkswagen de comenzar los trabajos en los primeros meses de 2024. El proyecto depende del Estado, a través de Adif y la Autoridad Portuaria de València.

La consellera de Hacienda, Ruth Merino, subraya que obras como la estación intermodal de Parc Sagunt II o la interconexión por carretera del puerto local con el corredor mediterráneo a través de Parc Sagunt I y II «se van a hacer realidad en forma de partidas concretas e inversiones reales» ya en los presupuestos de 2024.

En concreto, 51,4 millones de los 94,93 millones del total de la estación intermodal se han incorporado ya en los Presupuestos del próximo año a través de EEE. Se trata de «importantes actuaciones que, pese a las promesas, no habían contado hasta ahora con un reflejo presupuestario».

El secretario autonómico de Industria, Felipe Carrasco, añade que desde la Generalitat trabajan «codo con codo con el resto de Administraciones y Volkswagen para generar un clúster de la industria de la electromovilidad». Un lugar con epicentro en Sagunt, una ciudad referente desde hace más de cien años en la industria que ahora va a recibir la mayor inversión realizada a este nivel en la historia de España.