Los pescadores amenazan con boicotear con sus barcos la extracción de arena en Cullera

La Federación de Cofradías se siente ninguneada por Costas al ignorar su oposición y alerta de que el proyecto para regenerar las playas del sur de València provocará la desaparición de especies marinas y les obligará a abandonar

Una embarcación pesquera en el puerto de Cullera.

Una embarcación pesquera en el puerto de Cullera. / Joan Gimeno

Los pescadores valencianos han dicho basta a lo que consideran una seria amenaza para el futuro del sector y se plantean boicotear la extracción de arena que se realizará en el banco existente frente a la costa a Cullera para regenerar las playas del sur de València situando las embarcaciones con las que suelen faenar en este banco de arena para impedir la extracción.

Los pescadores se sienten ninguneados y no ocultan de nuevo su malestar por la decisión de Costas de continuar con el proyecto de extracción de arena para regenerar la playa de l’Arbre del Gos con una inyección de tres millones de metros cúbicos de arena.

El hecho de que no se paralice la extracción y se escuche las quejas de los pescadores ha vuelto a encender al sector pesquero. El presidente de las cofradías de pescadores de València Vicente Pérez, a su vez cabeza visible de la cofradía de Cullera, dice haberse enterado, «una vez más», por la prensa a pesar de las alegaciones que han presentado contra el proyecto. Los pescadores de la costa valenciana han vuelto a mostrar «su estupefacción y malestar por la decisión tomada desde Costas de extraer arena del banco existente entre les Palmeres y Cullera». «Llevamos ya un tiempo avisando del hecho de que en caso de realizarse este proyecto podría significará la desaparición del sector de la pesca en Gandia, Cullera y València», insisten.

El proyecto no solo continúa adelante, sino que ya el día 15 de agosto comenzó la instalación de las grandes tuberías de un metro de diámetro a través de las cuales se inyectará la arena que se extraerá del banco de Cullera. Según las previsiones realizadas por el ministerio, la extracción de dicha arena comenzará en septiembre.

Alegaciones sin respuesta

El presidente de la cofradía de de Cullera y de la Federación de Cofradías de València, Vicente Pérez, incide en que reprocha el no haber tenido respuesta a las alegaciones que el sector ha presentado contra este proyecto. «Es bochornosa la forma en la que están ninguneando a un sector que podría desaparecer de seguir adelante con este proyecto». Los pescadores alertan de que el daño que esta extracción de arena puede producir será irreversible. La obra corresponde al Ministerio de Transición Ecológica y tendrá un coste de aproximado de 25 millones de euros.

Vicente Pérez afirma que «si se sigue adelante con este proyecto tendremos que firmar el cierre del sector pesquero en la Comunitat Valenciana, un sector que está ya muy afectado por las restricciones que se están exigiendo desde Europa, que nos obligan a pescar tan solo 158 días al año cuando hace tan solo tres años podíamos ejercer nuestro derecho a la pesca durante 225 días. Si a esto añadimos el aumento de los costes y la bajada de los precios del pescado, nos encontramos ante una encrucijada que hará que muchos de los armadores de embarcaciones de pesca nos planteemos dejar de salir al mar».

Pérez vuelve a reclamar que «los ecologistas se sumen a esta causa ya que con la extracción de arena del banco próximo a Cullera podría darse la circunstancia de que el actual banco de delfines que se está avisando podría desaparecer y tener que buscar otro enclave dentro del Mediterráneo».

El sector pesquero señala que se trata de «uno de los caladeros más importantes de la costa mediterránea española y la extracción de casi tres millones de metros cúbicos de arena puede provocar un cambio del ecosistema demasiado importante y que muchas especies que actualmente se pescan en la zona desaparezcan». Los pescadores están dispuestos a pasar a la acción y, en el caso de que no se atiendan sus alegaciones, incluso boicotear la extracción. Este banco de arena es el caladero en el que faenan las embarcaciones de Gandia, València y Cullera. La extracción prevista en este nuevo plan se realizarían a unos diez kilómetros de la costa de Cullera a una profundidad de entre 60 y 80 metros, donde se encuentra el yacimiento subterráneo.