El Valencia resolvió con mucha comodidad el primero de los cuatro amistosos que va a disputar antes de volver a competir el día de Nochevieja contra el Villarreal. Los de Gennaro Gattuso fueron muy superiores al filial del Leeds United en las dos partes, tanto cuando jugó con los titulares como cuando lo hizo con un once plagado de canteranos y de debutantes, que demostraron también estar por encima de las promesas del combinado británico. El conjunto de Mestalla no tuvo ninguna dificultad para hacerse dueño de la pelota y dominar desde la circulación rápida. Marcos André con un triplete, Fran Pérez con un doblete y Jesús Vázquez con tres asistencias fueron algunos de los que más se pudieron reivindicar.

Todo se empezó a decidir desde muy pronto, ya que el primer gol del Valencia no se hizo esperar demasiado. El Leeds asumía demasiados riesgos en salida y el equipo de Gattuso lo aprovechó con una fructífera presión que Marcos André finalizó con un disparo raso y pegado al palo largo. La superioridad era apabullante por parte de un once repleto de profesionales contra un grupo de canteranos británicos más voluntariosos que competitivos.

El conjunto de Mestalla encontraba fácil la profundidad, superando las líneas de presión con pases a la espalda y explotando las bandas. Precisamente por esta vía llegó el segundo cuando Jesús Vázquez encontró a Marcos André, que con un certero remate de primeras ponía el segundo en el marcador y en su cuenta particular.

El Valencia se encontraba muy cómodo en la circulación, sacando a los pares de zona de manera sencilla y encontrando huecos de manera incesante. La dominio se tradujo incluso en adorno por parte de los jugadores blanquinegros, que gobernaban el ‘test’ a placer. Y llegó el tercero, otra vez con la misma conexión, pero el de más bella factura. Vázquez dibujó un gran cambio de sentido de muchos metros y Marcos André, después de orientarla con el pecho, finalizó con un potente tiro pegado al larguero. Sentencia en 18 minutos.

A pesar de todo Gattuso seguía presionando a sus jugadores para no rebajar la intensidad y después de otro centro de Vázquez, Castillejo puso el cuarto en el marcador. Bajó un poco el ritmo el equipo, que siguió dominando, pero con algo menos de colmillo. Kluivert estuvo cerca del quinto hasta en tres ocasiones, pero o bien el portero o bien la madera le privaron de hacerlo antes del descanso. Gattuso aprovechó el parón para hacer muchos cambios y solamente dejó a Jesús en el campo. Entraron Cristian Rivero, Rubén Iranzo, Yarek Gasiorowski, Cristhian Mosquera, Tiago Ribeiro, Yellu, Toni Lato, Samu Lino, Fran Pérez y Hugo Duro. El carrusel no frenó el dominio de un Valencia que salió a por más goles y que la tuvo primero en los pies de Yarek a la salida de un córner. Ni un minuto más tarde llegó el quinto con una buena incursión de Fran Pérez en el área, que definió sin problemas.

La superioridad no era tan manifiesta como en la primera parte, pero los canteranos del Valencia demostraban estar muy por encima de los del Leeds. La posesión era claramente blanquinegra y las mejores ocasiones también con Fran Pérez como principal foco de peligro y con Gattuso muy intenso en la banda reforzando a sus jugadores y no dejándoles rebajar la intensidad. Y así llegó el sexto, con el equipo robando gracias a su presión adelantada y después de una buena jugada individual de Lino, Pérez anotó su segundo gol sobre la línea.

Lo mejor que le quedaba al partido fue ver los estrenos de Iván Muñoz, Javi Navarro y Martín Tejón, que dejó clara su calidad. Primero con un cambio de orientación antológico para Lino, al que dejó solo dos veces, y después con su primer gol regateando al portero con suma habilidad. Siete llevaba un Valencia que se gustaba sobre el campo y que hacía debutar también al joven Ali Fadal. Hugo Duro lo intentó durante toda la segunda parte, pero su gol no llegó hasta el 81, cuando después de recibir el balón en frontal definió a la media vuelta mandando el balón a la cepa del poste. No hubo tiempo para mucho más.