Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

València

PP y Ciudadanos instan a Ribó a paralizar las cámaras de Ciutat Vella tras el varapalo del Síndic de Greuges

El alto comisionado concluye que el ayuntamiento tiene que dar permiso a todos los propietarios de vehículos de la zona, que hayan pagado el impuesto de circulación

Entrada a la zona de la APR por la plaça de Portal Nou. R.L.V.

La portavoz del PP en el ayuntamiento de València María José Catalá ha instado al alcalde Joan Ribó a paralizar de forma inmediata el APR de Ciutat Vella “porque no cuenta con el apoyo de ningún colectivo, ni de los vecinos, ni de los comerciantes y ahora faltaba el varapalo del Síndic de Greuges pidiéndole que inscriba de oficio a todos los vehículos de la zona que pagan impuesto de circulación”.

 

Para Catalá “es urgente después de conocer este informe que el equipo de gobierno paralice una medida que no ha contentado a nadie, que no nació del consenso. Advertimos de la problemática, los afectados pidieron reunirse con el gobierno y como respuesta sólo obtuvieron un cerrojazo a Ciutat Vella y una cascada de multas que ha aumentado la caja del ayuntamiento”.

 

“Esta semana el alcalde pedía reforzar la señalización al ver las cifras de la multas, ahora si lee el informe debería pedir perdón a todos los afectados y, de una vez por todas, detener un proyecto que acumula un problema detrás de otro”, ha indicado Mª José Catalá.

“Esta semana el alcalde pedía reforzar la señalización al ver las cifras de la multas, ahora si lee el informe debería pedir perdón a todos los afectados y, de una vez por todas, detener un proyecto que acumula un problema detrás de otro”, indica Catalá.

decoration

 

En este sentido, la portavoz municipal ha recordado que el PP ha presentado una moción al pleno de mañana jueves para que se suspenda las multas por circular en la APR  de Ciutat Vella “porque es necesario el consenso con vecinos, comerciantes y comisiones falleras.  Las supuestas campañas informativas han sido un fracaso vistas las cifras de los últimos 9 meses, en los que se han impuesto más de 107.000 sanciones a vecinos por circular por Ciutat Vella sin autorización, lo que se ha traducido en una recaudación de más de 1,2 millones de euros. 

 

En los meses de verano se han materializado 40.000 multas, un 56% más en sólo dos meses.  Sólo en la cámara ubicada en la calle Corona se han puesto más de 27.549 multas, siendo una zona claramente residencial. Y en la ubicada en la calle María Cristina, lejos de evolucionar de una manera decreciente, han incrementado desde julio en más de un 600%, remarcan los populares.

En los meses de verano se han materializado 40.000 multas, un 56% más en sólo dos meses. Sólo en la cámara ubicada en la calle Corona se han puesto más de 27.549 sanciones, siendo una zona claramente residencial.

decoration

La moción presentada por el PP reclama que se suspenda la aplicación del régimen sancionador regulado en el APR de Ciutat Vella Nord "que entró en vigor el pasado 1 de diciembre de 2021, hasta que se alcance un consenso con residentes, comerciantes, hosteleros, profesionales, centros educativos y entidades culturales y festivas del barrio”.

 

Asimismo en la moción del PP se pide que no se tramiten, se anulen y se dejen sin efecto "las sanciones impuestas desde el pasado 1 de diciembre hasta la fecha”, y añade la moción que se habilite por el Ayuntamiento de València "una oficina de reclamaciones, que sirva, para que desde el consenso y el acuerdo de todas las personas y colectivos afectados por la implantación de la APR de Ciutat Vella Nord, se arbitren soluciones para favorecer la obtención de autorizaciones a todas las personas y colectivos que tienen necesidad de acceder al mismo, así como se contemplen las demandas de residentes, comerciantes, profesionales y hosteleros respecto a las condiciones de aplicación y ordenación de la movilidad en la misma”.

La APR de Ciutat Vella "no ordena adecuadamente ni mejora la movilidad en dicho ámbito al haber creado recorridos como los denominados “bucles” que penalizan y perjudican a los propios residentes, así como de los comerciantes y titulares de negocios".

decoration

Los populares recuerdan en su moción que el artículo 20 de la Ordenanza de Movilidad, en su apartado segundo establece los objetivos que debe cumplir la implantación de una APR, sin embargo, "dicha implantación en el área geográfica denominada Ciutat Vella Nord, dista mucho de cumplir los objetivos recogidos en el citado precepto", toda vez que ni con anterioridad a su implantación ni actualmente "se han establecido medidas para medir y controlar las emisiones de contaminación acústica y/o atmosférica del área, y tampoco está previsto la realización de estudios sobre esta materia para comprobar la incidencia de esta medida en los diversos registros que miden los índices de contaminación acústica y atmosférica por el tránsito de vehículos”.

 

Además, “no ordena adecuadamente ni mejora la movilidad en dicho ámbito al haber creado recorridos como los denominados “bucles” que penalizan y perjudican la accesibilidad de los propios residentes, así como de los comerciantes y titulares de actividades económicas que desarrollan su negocio en el interior de la APR”.

 

El PP afirma que la oposición y el cuestionamiento de la aplicación de la APR “Ciutat Vella Nord” es "unánime, desde residentes a colectivos festivos radicados en el ámbito, desde profesores a padres de alumnos y desde comerciantes y hosteleros a proveedores de servicios, todos coinciden que el momento elegido no es el más oportuno, las condiciones de su aplicación dejan fuera a muchas personas y colectivos de poder acceder a la APR, la complejidad y la procelosa tramitación de las autorizaciones dificulta su obtención, y si a todas estas circunstancias unimos la falta absoluta de acuerdo y consenso, lo que se ha conseguido es el efecto contrario, esto es el rechazo".

Ciudadanos llama a "apagar las cámaras y a hacer las cosas bien"

El portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de València Fernando Giner ha lamentado de nuevo la “sangría” de multas que el gobierno de Ribó ha interpuesto a través de la APR de Ciutat Vella, y ha vuelto a exigir que se apaguen de inmediato las cámaras. “Lo llevamos denunciando desde hace tiempo: las cámaras de Ciutat Vella son una bota en el cuello para los vecinos de Valencia. Y además, el procedimiento no se ha puesto en marcha con todas las garantías de protección e información para los usuarios. Ya lo avisamos nosotros, y ahora lo viene a corroborar el Síndic de Greuges”, ha indicado al respecto.

Así, Giner ha hecho referencia a las quejas del Síndic sobre las deficiencias del Ayuntamiento a la hora de poner en marcha las cámaras. “Lo dice muy claro: este Ayuntamiento tendría que haber dado automáticamente un permiso a todas las personas que tienen un permiso de circulación en regla dentro del área de Ciutat Vella. Obligar a los vecinos a hacer trámites para poder circular por dentro de su propio barrio, bajo el riesgo de recibir una multa de 60 euros, es algo totalmente impropio y está fuera de lugar. Pero sobre todo, demuestra lo que ya sabíamos desde hace tiempo: que el único objetivo de la APR es recaudar dinero, nada más”, ha denunciado.

“Lo que está claro que algo no funciona cuando los índices de multas siguen siendo tan elevados, con un pico más que preocupante en los meses de verano. En lo que va de año, llevamos 107.000 multas por valor de 1,2 millones de euros. Y la única autocrítica que recibimos por parte de este Ayuntamiento es que hay que poner más señales. No, no hay que poner más señales, hay que apagar esas cámaras y hacer las cosas bien”, ha continuado al respecto Giner.

“Que no nos digan que esto es por hacer una ciudad más verde, porque una ciudad más verde se consigue con consenso, con diálogo y con educación. Y estas cámaras no representan ninguna de esas cosas”, ha finalizado al respecto.  

Compartir el artículo

stats