L' Albufera al milímetro: toda su belleza en imágenes insólitas

Juan Solbes y Vicente M. Muñoz Gras 'el torrentí' desgranan en su libro 'La Albufera de València. Desde dentro' un completo recorrido por el emblemático humedal valenciano

Minerva Mínguez

Minerva Mínguez

"Las imágenes de Juan Solbes y de Vicent Muñoz son las mejores embajadoras de la Albufera, su mensaje puede comprenderse y admirarse en cualquier idioma. Son las ventanas abiertas a una mirada profunda y nueva de ese paraje increíble que tenemos al alcance de nuestra mano". La frase, de Ana Noguera, miembro del Consell Valencià de Cultura, sirve de preámbulo a la obra 'La Albufera de València. Desde dentro'. Se trata de un libro que a lo largo de sus casi trescientas páginas adentra al lector en la complejidad y atractivo de este enclave natural en plena área metropolitana de València.

"Son necesarias muchas horas y muchos meses, mucha paciencia para conseguir la foto precisa"

Noguera invita en el prólogo a acercarse al espacio protegido "con admiración y respeto". Recuerda, además, que a lo largo de sus 21.120 hectáreas "baña con sus aguas a València, Alfafar, Sedaví, Massanassa, Catarroja, Albal, Beniparrell, Silla, Sollana, Sueca, Cullera, Albalat de la Ribera y Algemesí". El recorrido en imágenes va desde los arrozales en todas sus ciclos a las poblaciones de aves que buscan en el lago parada y refugio. "La realización de este libro ha sido costosa. Son necesarias muchas horas y muchos meses, mucha paciencia para conseguir la foto precisa", señala Noguera.

Atardecer en l'Albufera

Atardecer en l'Albufera / Juan Solbes y Vicente M. Muñoz Gras

Una "joya fotográfica"

"Juan y Vicent no han tenido prisa, han dedicado mucho tiempo a pasear, observar, descubrir y conocer cada rincón de la Albufera", incide Noguera, que no duda en calificar el trabajo de "joya fotográfica". La obra, con citas de Cabanilles y Vicente Blasco Ibáñez, está plagada de frases célebres, así como de los textos y fotografías de Solbes y M.Muñoz Gras. Impactan tanto las escenas con fauna y flora, como de la ciudad de València el fondo o incluso la construcción -paso a paso- de una de las embarcaciones típicas de la laguna. Los 'tancats', motores y la 'perellonà' constituyen uno de los capítulos casi finales, con instantáneas de gran formato que muestran la complejidad y diversidad del paraje valenciano.

De la Muntanyeta dels Sants al Tancat de la Pipa

La Muntanyeta dels Sants o La Manseguerota corroboran la riqueza de los ecosistemas del lago, cuya preservación implica tanto a las Administraciones valencianas -la municipal que es propietaria del lago, como a la autonómica- así como al Gobierno. La llegada de un caudal ecológico desde el Júcar, a través de la confederación hidrográfica, ha sido una de las grandes reclamaciones de los últimos años.

Hasta en el papel que cumplen las depuradoras situadas en la orla del humedal se detienen los autores, así como en los filtros verdes que suponen los Tancats de la Pipa, de Milia o de l'Illa.