Albalat dels Tarongers es el único ayuntamiento del Camp de Morvedre que va reprobar en un pleno municipal al párroco, Vicente Planells, por los comentarios "homófobos y machistas" que ha llegado a lanzar en algunas homilías. Aunque Planells es titular de la parroquia de otros tres pueblos, en ninguno de ellos se prevé adoptar esa medida, tal y como han confirmado sus alcaldes a preguntas de Levante-EMV.

"Aquí nadie ha planteado este tema a nivel de ayuntamiento", aseguraba el alcalde de Estivella, el socialista Rafa Mateu, descartando hacer valoraciones de un tipo de aseveraciones del cura que hace un año ya provocaron críticas entre los vecinos de esa población e incluso motivaron la moderación de sus sermones, después de hacerse públicos sus mensajes machistas y homófobos que llevaron también a unos feligreses a pedirle una reflexión.

El presidente de la corporación de Segart, Francisco Garriga, se manifestaba en idénticos términos y decía "no haber oído ninguna queja". "Yo cuando he ido a alguna misa, no he escuchado nada raro", apuntaba el independiente, añadiendo que "no tiene nada que opinar de todo esto".

La primera edil de Torres Torres, la independiente Amparo Bolós, rechazó de plano cualquier pronunciamiento municipal aludiendo tanto a la separación de poderes Iglesia-Estado, como a que la Constitución afirma que España es un país laico. "Realmente, si creen que lanza discursos de odio, lo que deberían hacer es ir a la Fiscalía con pruebas y testigos. Así, el párroco también podría defenderse", decía. Junto a ello, remarcaba que "en Torres Torres, ningún vecino se ha quejado de los sermones. De hecho, el día 11 son las confirmaciones y lo que se dice del cura es todo lo contrario: Que está haciendo muchas cosas por los jóvenes y que la gente está contenta con él".

A un día de reunir al pleno extraordinario para reprobar los "mensajes de odio" lanzados por el sacerdote, la alcaldesa de Albalat, la socialista Maite Pérez, respetaba la postura del resto de gobiernos municipales de las localidades donde ejerce el párroco. "Cada alcalde defiende a su pueblo como considera y, si en otros pueblos no se ha atacado a los vecinos, en el nuestro, sí". "Si hubiéramos hecho lo que hizo Estivella hace un año, que es darle una llamada de atención a la semana de llegar como titular de la parroquia, igual esto no nos hubiera pasado", apuntaba respecto a las quejas vecinales registradas en Estivella a finales de 2021, que se hicieron públicas entonces y lograron rebajar el tono de las homilías, según reconocían a este diario algunos feligreses.

En Albalat, sin embargo, todo está preparado para que el pleno extraordinario de esta tarde confirme por unanimidad "la ruptura con el cura y no con la Iglesia" por esos discursos ofensivos que Planells ha llegado a lanzar desde el púlpito, como han confirmado a Levante-EMV tanto vecinos de Albalat como de Estivella y Segart, por más que él asegure que sus palabras "se han tergiversado".